Enka: el corazón de la música tradicional japonesa

El Japón que conocemos hoy en día, no solo demostró haberse recuperado del gran golpe que sufrió al perder la Segunda Guerra Mundial en 1945. Sino que pasó de ser reconocido por su gran fuerza militar y de maquinaria, así como por ser líderes en la elaboración de textiles como la seda, a invadir el mundo con su producción y exportación de automóviles y electrónicos, pero sobre todo por su cultura pop

Productos culturales que anteriormente no figuraban como prioridad para el país del sol naciente, y ahora, dos décadas después, son  clave de su rápido desarrollo. Es así como generaciones enteras crecieron de la mano del anime y el manga, mientras que el Playstation y el Nintendo siguen causando sensación entre los amantes de los videojuegos.

Mirai no Mirai, la animación japonesa conquista México

Asimismo, una parte esencial de la cultura japonesa y que cautiva a las masas es su música. Donde, a pesar de haber tenido cambios y transformaciones a lo largo del tiempo, sigue prevaleciendo el género enka como el corazón de la música tradicional japonesa.

Por ello aquí te contaremos más sobre este estilo de música que sigue haciendo eco entre las nuevas generaciones de la nación nipona. ¿Listos?

El inicio de un nuevo género musical

El enka, conocido como el género musical más representativo de la cultura japonesa, emergió como música de protesta en la época del Gran Imperio Japonés. Periodo que abarca desde la Restauración Meiji (1868) hasta la Segunda Guerra Mundial (1945) y la Nueva Constitución de Japón (1947).

Imagen tomada de eurasia1945.com

Después del gran hermetismo del periodo Takugawa (1603-1868) el país se tuvo que abrir a la influencia extranjera y establecer relaciones comerciales con el exterior. Esto luego de ser amenazados por Estados Unidos con atacar sus costas si no salía del aislamiento. Hecho que les mostró a un occidente mucho más moderno y poderoso, por lo que surgieron luchas internas que querían acabar con el gobierno militar y crear un nuevo régimen.

A partir de ahí se estableció el nuevo gobierno Meiji, en 1868, y el país abandonó el sistema feudal e inició un increíble proceso de modernización. Sin embargo, a pesar de sus matices modernos el pueblo no estaba contento por cómo se estaba manejando el gobierno. Por lo que en 1874 surgió el primer partido político japonés llamado Aikokusha, también conocido como la Sociedad de Patriotas, que en conjunto con el Movimiento de Libertad y Derechos Humanos buscaban un enfoque más democrático para Japón. 

***

Pero el gobierno Meiji había prohibido las protestas y que los líderes del partido hablaran en público, situación que los orillo a buscar otra manera en que sus voces fueran escuchadas. Y en lugar de usar la fuerza encontraron una forma indirecta de difundir su mensaje sin romper la prohibición: cantar.

De esta forma surgió el soshi enka, un subgénero del enka que hace referencia a todas las canciones de protesta y entre las que se destaca el trabajo de Soeda Azenbo (1872-1944). El compositor más reconocido de la época que escribió canciones sobre el gobierno y la sociedad con sátira, humor y que en conjunto con sus memorias A Life Adrift, fungen como un retrato hablado del Japón antes de la guerra.

Oriente y Occidente a un mismo ritmo

Actualmente el enka ya no es usado como instrumento para el activismo político, ya que fue sufriendo cambios gradualmente hasta experimentar una nueva etapa de evolución durante los años de la posguerra de la era Showa, periodo correspondiente al reinado del emperador Hirohito (1926-1989). Era marcada por el caos político y los constantes enfrentamientos bélicos al entablar combate en una segunda guerra con China (1937) y sumarse a la Segunda Guerra Mundial (1941).

Imagen tomada de eurasia1945.com

Por tanto a pesar de que el enka inició como música lírica, su versión más moderna comenzó a aparecer hasta finales de los años veinte.“Derivado del término enzetsu no uta (演説の歌) cuyo significado es canción del discurso, el enka no comenzó tan sentimental. Antes de evolucionar a su forma actual, cargada de emociones, su estética cambio con las turbulentas épocas anteriores y posteriores a la guerra” explica Alyssa Pearl Fusek en su ensayo Musica Enka: de la protesta política a la tradición cultural

La posguerra fue el portador de un gran cambio en la escena musical japonesa. Donde el tradicional rokyoku, género de canto narrativo japonés, junto al recién surgido kayokyoku, mejor conocido como el pop de la era Showa, sufren una fusión con el enka dando como resultado un ritmo muy innovador. Mismo que con el tiempo se popularizó y pasó a la historia por ser el primer género musical que mezclaba armonías occidentales con melodías japonesas. 

***

Sin embargo, lo más interesante de este género es que aún, y sin entender el idioma, logra transmitir la nostalgia y determinación en cada una de sus estrofas. Por lo regular los temas que contienen las letras melodramáticas del enka son básicamente tres: el odio, la angustia y los prejuicios, justo como lo describe el célebre compositor Koga Masao (1904-1978). Cuyo nombre lleva el museo de la música en Tokio, y a quien se le atribuye la creación del género enka.

***

Koga Masao compuso numerosas canciones para importantes cantantes del género, como Ichiro Fujiyama y Hibari Misora. Mientras otras tantas fueron usadas en varias películas como Bienvenido al paraíso (1990) y la mundialmente conocida Memorias de una geisha (2005), llevando al enka a un carácter más internacional.

Musicalmente, Koga Masao estableció una fusión interesante al presentar ritmos occidentales al estilo tradicional japonés con instrumentos como el koto y el shamisen. Incorporando otros más modernos como los teclados, guitarras y percusiones. Lo que en conjunto con el estilo característico de su canto, donde emplean la escala pentatónica, insertan el dramatismo y sentimiento necesario que le da al enka el carácter tradicionalista que lo ha hecho tan famoso.

***

Es así como el enka poco a poco se fue haciendo de un espacio privilegiado tanto nacionalmente como en el extranjero. Llegando incluso a tierras taiwanesas y coreanas como fruto de la colonización japonesa (1931-1941).

Mismos que produjeron nuevas versiones del género, como en Taiwan donde Teresa Tang se encargó de infundir la música enka en su país desde 1974, volviéndose popular hasta en la propia cuna del enka, Japón

Mientras que Corea del Sur hizo suyo este género adaptándolo a su propia esencia, creando lo que ahora conocemos como trot. Género del que se considera a su vez la forma más antigua de la música pop coreana, antecedente del famoso Kpop. Permitiendo la llegada de increíbles exponentes de la talla de Lee Mi-Ja, Tae Jin Ah, Hong Jin Young, entre otros.

Trot: herencia de la invasión japonesa y antecesor del Kpop

 

Estrellas del enka

El florecimiento del enka moderno ocurrió justo a finales de los años cincuenta. Tras la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, la sociedad nipona luchó por reconstruir no solo sus ciudades sino el sentimiento de vacío y desconsuelo presentes. 

Siendo este género, tan particular, lo que la población joven necesitaba. Se convirtió en el más popular de la época, dando lugar así a un gran auge de cantantes enka. Entre los más reconocidos de esa época se encuentra Hashiro Kasuga, quien no solo interpretó el primer éxito de la posguerra Otomi-san (1954), sino que fue responsable del nacimiento del enka moderno con el lanzamiento de la canción Farewell One Cedar, una pista con una importante influencia del tango en su ritmo. 

Dicha canción tuvo tanta popularidad que fue interpretada por muchos otros cantantes famosos como Hideo Murata, Hibari Misora, Takashi Hosokawa, Michiya Mihashi, Keiko Fuji, Saburo Kitajima, y Hiroshi Itsuki. Mismos que son parte importante del desarrollo de la historia de este género nipón. 

***

Uno de estos rostros es, sin duda, Hibari Misora (1937-1989), mejor conocida como la Reina del enka, quien a los 12 años de edad grabó su primer película titulada Nodojiman-kyō jidai (1949). Además de lanzar, ese mismo año su primer sencillo Kappa Boogie-Woogie, pista que despego su carrera y la colocó entre los favoritos del público japonés. 

Como actriz grabó cerca de 160 películas, mientras que en la música interpretó alrededor de 1,200 canciones y ha vendido 68 millones de discos. De entre las cuales podemos destacar Yawara, canción compuesta por el gran Masao Koha, además de ganar el Grand Prix Award en la premiación de los Japan Records Awards en 1965.

Mientras que Kawa no nagare no yoni fungió como su obra maestra, y que a menudo es interpretada por varios artistas en su homenaje. Convirtiéndose así en la cantante enka más representativa de la historia.

***

Otras cantantes de renombre son Chiyoko Shimakura, quien comenzó su carrera en los años cincuenta y no paró hasta su muerte en el 2013. Asimismo esta Keiko Fuji,madre de la diva del Jpop y mundialmente famosa Hikaru Utada, quién revivió el enka con la pista Shinjuku no Onna; y Sayuri Ishikawa, que cobró fama en 1977 con el clásico de los karaokes, Tsugaru Kaikyo Fuyugeshiki.

Por otra parte entre los representantes masculinos se encuentran Saburo Kitajima considerado por muchos como el cantante enka más famoso del país. Mismo que ha estado activo desde su debut en 1962 con la pista Bungacha Bushi, hasta el día de hoy siendo su último lanzamiento Fufu Issho en el 2010 a sus 73 años. 

Igualmente Hiroshi Itsuki sigue activo desde su debut en 1965, con éxitos como Yokohama Tasogare (1971), Takasebune (2006) y sus más recientes colaboraciones con artistas del Jpop como CuteMorning Musume y la ex miembro  Ai Takahashi.

 

El enka en la actualidad

Con el fin del periodo de la postguerra el estilo de vida de la nación comenzó a mejorar considerablemente. De manera que el hacer canciones que hablarán sobre temas tristes y desventura ya no reflejaban el contexto en el que la sociedad nipona vivía. 

Como resultado el enka comenzó a perder su popularidad, abriéndole paso a la música occidental como el swing, el blues, el jazz e incluso el pop latino. Sin embargo, los cantantes del enka aún tenían gran influencia por lo que se encargaron de renovarlo y actualizarlo para mantenerlo vigente. 

Hecho que continúa aún en nuestros días con canciones de Fuyumi Sakamoto, Yuki Maeda, Ayako Fuji, Hitomi Shimatani, Yoko Nagayama y otros cantantes contemporáneos como Yuko Nakazawa y Kaori lida, ex integrantes de Morning Musume, acercando así al enka a la población más joven. 

***

Resaltando especialmente el papel de Meiko Kaji, quien se volvió famosa a nivel internacional por su participación en películas de los años 70 con temática yakuza. Filmes que inspiraron la película de Quentin Tarantino, Kill Bill (2003), donde se incluyó dos temas suyos como parte del soundtrack de la película: Urami Bushi y Shura no Hana.

Es así como no solo las generaciones de los años 50’s, 60’s y 70’s siguen disfrutando de este género. Sino que a través de esta renovación permanente se han fusionando instrumentos modernos y arreglos más sofisticados permitiendo que lejos de desaparecer se consolide como uno de los géneros más arraigados de la sociedad.

Permitiendo que incluso cantantes como Jero se convirtiera en el primer afroamericano, de madre japonesa, en incursionar en el género enka. Cuyo éxito sorprendió a la industria, ya que con tan solo dos meses desde su debut (2008) obtuvo gran popularidad. Destaca además por su estilo moderno donde cambió el traje típico japonés por ropa estilo hip-hop, incluyendo las características cadenas como joyería.

Sin embargo, a pesar que ya no es el género dominante en la península, los sentimientos de tristeza, amor, y nostalgia son tan humanos y globales que cualquiera de sus canciones se vuelven atemporales. Marcando con las emociones que se desbordan en el enka diferentes tipos de generaciones .

***

En conclusión, aunque el enka ya no es tan popular como en su apogeo, sigue manteniendo una gran audiencia, principalmente adulta, pero sin duda todavía se puede escuchar en todo Japón. Por lo que sigue demostrando su poderosa cultura milenaria tan arraigada en la sociedad nipona, marcando a este género como el corazón de la música tradicional japonesa.

Deja tus Comentarios

Diana Badillo
Egresada de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Traductora por profesión, hotelera por ocupación y amante de la cultura coreana por vocación. Mi gusto por Corea inició con los dramas, seguido del K-pop, la literatura, su gastronomía y el idioma. Actualmente disfruto de todo lo que este país puede ofrecer. Orgullosamente ELF.