Budismo en la arquitectura japonesa: la influencia en los periodos Nara y Asuka

Templo budista Todaiji en Japón.
Por Kenia Guerra

La introducción del budismo a Japón a mediados del siglo VI, resultó en una influencia en la arquitectura japonesa que propició la construcción de ostentosos templos y santuarios de madera, cuyo origen se remonta a la arquitectura china.

Sin embargo, el sincretismo cultural y religioso japonés, permitió que esta arquitectura desarrollara características e identidad propia a lo largo de los periodos Asuka y Nara.

Dichos periodos registraron los cambios más importantes a nivel urbano-arquitectónico con influencia budista. Dos ejemplos son los templos Asukadera y Todaiji.

La relevancia de estos edificios continúa hasta nuestros días, de tal manera que en 1993 la UNESCO decretó en la Prefectura de Nara una zona de Monumentos budistas de la región de Hōryū-ji.

Más tarde en 1998, los monumentos históricos de la atigua Nara se inscribieron en el Patrimonio Mundial de la Humanidad.

La llegada del budismo en el Periodo Asuka (538 a 710)

Durante el Periodo Yamato, Asuka fungió como sede de la capital del país y fue hasta 552 d.C. que se fechó la introducción del budismo. Esto fue debido a la llegada de algunas estatuas de Buda así como también textos recibidos como presentes. 

El rey de Baekje, Syong Myeong, (uno de los tres reinos coreanos antiguos) regaló dichos textos y estatuas al emperador Kinmei (emperador imperial de Japón) en modo de agradecimiento por su colaboración en la guerra contra Silla.

A partir de este entonces, la corte imperial comenzó a pensar en usar el budismo para legitimar el poder real. Tal como ya se había hecho en China e incluso en Corea previamente.

Esto provocó un conflicto político-religioso entre quienes defendían la nueva religión y la élite que practicaba el sintoísmo.

El conflicto terminó cuando la familia Soga consiguió el poder al colocar a la emperatriz Suiko, sin embargo, fue el príncipe Shotoku, quien impulsó el budismo en la arquitectura japonesa a través de la construcción de templos en el periodo que fue regente.

De esta manera, en 588 comenzó la construcción de Asukadera, el primer templo budista, por Soga no Umako, del clan Soga.

La construcción del templo terminó en 596, pero los edificios actuales están fechados en 1632 y 1826. Esto se debe a que los originales se perdieron en un incendio.

Dentro del templo se encuentra la estatua de Buda más antigua en Japón que data de 609. Aunque esta sufrió afectaciones debido a incendios, continúa como la mayor atracción del templo.

Durante este periodo la pagoda fue uno de los símbolos arquitectónicos más importantes. Por eso, en el templo Horyuji que comenzó a construirse de 587 a 607, el elemento más conocido es la pagoda de cinco pisos.

Este templo Horyuji es considerado uno de los edificios de madera más antiguos de Japón. El complejo también es una muestra de las influencias que tuvieron la arquitectura china y coreana al introducirse el budismo.

Consolidación del Japón budista en el Periodo Nara (710-784)

A partir del año 710 Nara se convirtió en la capital con el nombre en aquel entonces de Heijo-kyo. Esta etapa fue el comienzo de un periodo de florecimiento político, cultural y arquitectónico.

Ejemplo de eso fue el templo Gongoji, que surgió cuando Asukadera se movió a esta ciudad en 718.

El nuevo establecimiento de la capital trajo también el surgimiento del Palacio Imperial Heijo de Nara, y otros templos como Todaiji, Yakushiji, Toshodaiji, etc.

Debido al abandono del Palacio Imperial Heijo, causado por el traslado de la capital a Nagaoka-kyo muchos edificios se perdieron completamente.

El Daigokuden o la antigua sala de audiencias de este complejo arquitectónico se construyó de nuevo. El complejo se abrió al público en 2010 para celebrar los 1,300 años de la antigua capital.

La puerta Suzaku y algunos jardines también se reconstruyeron, mientras que el resto del complejo se mantiene en ruinas.

Dentro de los templos que hay en la Nara actual está el templo Todaiji, este edificio alberga el Buda más grande del mundo. Dicho templo se construyó por orden del emperador Shomu en 743 y se terminó hasta 752.

En aquel tiempo el templo Todaiji funcionó como el templo principal de todos los templos budistas de Japón.

Otro templo es el Toshodaiji, construido por un sacerdote de origen chino que llegó a Japón para impartir enseñanzas budistas.

Mientras que el templo Yakushiji tiene en su interior un Buda de la medicina. Pues el templo se construyó por mandato del emperador Tenmu cuando su esposa cayó enferma y buscaba una cura.

Aunque muchos templos sufrieron incendios y parte de su arquitectura se perdió, la mayoría se reconstruyeron.

Hoy en día podemos notar la influencia que tuvo el budismo en la arquitectura japonesa. Asi como también la muestra del valor que Japón le da su cultura y la relación estrecha que guarda con la sociedad.

Deja tus Comentarios