Charye: más allá del Año Nuevo Lunar en Corea

Charye ritual de Seollal en Corea del Sur

Este 5 de febrero inicia el Año Nuevo Lunar, un evento muy importante para la cultura coreana, y su celebración se conoce como Seollal. El festejo dura tres días; el primer día del año, el día previo y el posterior a este. Durante este tiempo los coreanos llevan a cabo diversas actividades tradicionales, una de las más importantes es la ceremonia Charye, un ritual en el que se honra a los ancestros. Conocer este rito nos permite comprender la importancia del Seollal para los coreanos ¡y en esta nota te lo explicamos todo!

¿Qué clase de ritual es el Charye?

Los coreanos tienen diversas ceremonias para honrar a sus ancestros fallecidos, el Charye es una de estas, se lleva a cabo en dos festividades al año, la primera es en el Seollal, y la segunda es en Chuseok, la fiesta de cosecha que se celebra el día 15 del octavo mes lunar.

Durante el Seollal, el ritual Charye es dirigido por el primogénito, ya que la familia muestra sus respetos haciendo reverencias y ofreciendo alimentos a sus antepasados, específicamente a los de las últimas cuatro generaciones, es decir; padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos.

Los preparativos para el ritual

En la “casa grande”, es decir, la casa del primogénito, es donde se lleva a cabo el ritual para los ancestros. Por este motivo, los parientes que viven lejos deben comprar con anticipación sus boletos de viaje. Ya que aumenta la demanda del transporte para lograr reunirse con la familia.

Al ser una ceremonia en la que se ofrecen alimentos, estos son acomodados durante la mañana del Seollal en una mesa como altar y se distribuyen de forma específica en 5 filas, de norte a sur la comida se dispone de la siguiente manera apilada en forma de pequeños cerros.

Primera fila: va acomodada en el centro la placa del antepasado, conocida como Sinui en la cual se escribe el nombre, luego en los costados se coloca sopa Tteokguk, arroz, cubiertos y vasos para beber alcohol.

Segunda fila: se colocan al oeste de la mesa los platillos preparados con carne. Al este van los pescados, que deben apuntar con su cabeza en esa misma dirección.

Tercera fila: van diferentes tipos de sopas como por ejemplo; de carne y tofu.

Cuarta fila: van los pescados secos, y platillos de vegetales, también se coloca salsa de soya.

Quinta fila: aquí se acomodan frutas; las de color rojo van en el este y las blancas en el oeste. También pueden ir nueces o algunos postres, como galletas.

Debajo de la mesa principal, en una más pequeña, se coloca un incensario con arena. Más abajo suele ir una vasija con licor.

mesa charye durante Seollal en Corea del Sur

 

La ceremonia Charye

Una vez acomodado el altar con los alimentos, el jeju, como se le conoce al primogénito, dirige a los demás durante el ritual. Para comenzar se abre la puerta para permitir entrar a los espíritus de los ancestros, los familiares se colocan de pie frente al altar y el jeju llama a los antepasados arrodillándose frente al altar, prende un incienso y ofrece licor en una copa tomándola por ambas manos y girándola tres veces sobre el incienso, después se pone de pie y hace reverencias profundas como saludo a los ancestros, los demás hombres de la familia le siguen haciendo reverencias; también  hacen ofrecimientos de bebida y de comida colocando los cubiertos sobre el arroz.

Estas reverencias y ofrecimientos  se repiten dependiendo del número de antepasados a quienes se honra en la ceremonia. Después, se apagan las luces y se deja la habitación para que los ancestros disfruten de la comida; luego de algunos minutos se regresa a la habitación para despedir a los espíritus también con reverencias.

ritual Charye durante Seollal en Corea
Familia coreana haciendo reverencia. Imagen tomada para ilustrar de la Enciclopedia de Folclore y la Cultura Tradicional de Corea.

Después de la ceremonia

Una vez que finaliza el Charye la mesa con los alimentos se pasa a otra habitación y los familiares se reúnen para comer de todos esos platillos. Más tarde, los menores de la familia rinden respeto a sus mayores con reverencias y a cambio reciben palabras con buenos deseos y un poco de dinero, conocido como Sebaetdon. El tiempo restante los coreanos conviven con juegos tradicionales.

Cómo pudiste conocer, el Seollal no se centra únicamente en dar la bienvenida al año nuevo. Otro punto importante es reunirse con la familia; no únicamente con las generaciones actuales, también con los espíritus de los antepasados para honrarles y agradecerles. Les permite reafirmar sus lazos, compartir comida, darse buenos deseos, divertirse y ponerse al día.

 

Deja tus Comentarios

Ale Cruz
Comunicóloga, la UNAM es mi alma mater. Soy Leo en el zodiaco occidental y caballo de metal en el chino. Nací en el 90 por lo que crecí casi de forma paralela con el Hallyu hasta que el destino nos cruzó en el 2011, desde entonces vivo enamorada de la cultura coreana. Me gusta: escribir mientras bebo un americano, la comida asiática, ver dramas y Super Junior.