“China no es como la pintan”, Obras maestras del Museo Nacional de Arte de China en México

La exposición “China no es como la pintan”, Obras Maestras del Museo Nacional de Arte de China, se encuentra en el Museo del Antiguo Colegio de San Ildefonso, desde el 28 de septiembre de 2016 hasta el 19 de febrero de 2017. La colección está compuesta por 151 piezas y estructurada en tres tiempos: Dimensiones Múltiples, la aguada en tinta y color en el arte contemporáneo de China; Integración China Occidente y la expresión Xieyi en el arte contemporáneo, y, por último, Cantos de Idilio, obras de arte popular de China.  

Recorrer la exposición completa toma alrededor de dos horas. El recorrido comienza en la planta alta del Colegio y continúa en una especie de serpiente hasta culminar en la planta baja de éste.

La inauguración de la exposición se dio en el marco de dos importantes celebraciones: el Año de Intercambio Cultural China-América Latina y el Caribe 2016; y el cuadragésimo quinto aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre la República Popular China y México, que se cumplen el próximo 14 de febrero.

Como una forma de estrechar los lazos entre ambos países, la muestra recuerda que la cultura es un medio de entendimiento entre lo que pareciera dos naciones diferentes. Las obras nos permiten conocer y explorar los cambios que ha tenido el arte en China a través del tiempo, la manera en que los artistas han percibido los cambios y cómo han decididos plasmarlos. De esta forma, aprendemos más sobre quiénes se encuentran del otro lado del Pacífico.

 

La aguada en tinta

Dimensiones múltiples, el primer fragmento de la exposición, nos muestra 50 obras de 26 artistas representativos de la corriente aguada en tinta y color. Esta técnica de arte pictórico, que mezcla tinta con agua o alcohol, ha tenido un largo recorrido en el arte chino.

Actualmente, los artistas que recurren a esta técnica, expresan los cambios del arte y la China contemporánea. Este primer paso destaca por la belleza de las obras, algunas en tonos duales blanco/negro, otras piezas en escala de grises y por último el color, donde destaca la pintura del Rey Mono (una historia famosa de china antigua).

Asimismo, se aprecian pinturas del paisaje citadino, inspiradas en la vida de las ciudades y la forma que la urbanización ha impactado en la vida diaria china.

                 

 

Rey Mono              

 

Xieyi

Xieyi se podría traducir como “plasmar lo que siente el corazón”, ésta es la principal expresión que encontraremos en el fragmento “Integración China-Occidente”. La apertura China, a finales de siglo XX, no sólo significó un cambio en la política y economía del país asiático, sino la entrada de corrientes estéticas occidentales. Los artistas chinos decidieron integrar elementos de origen occidental con el xieyi, una forma de mostrar a través del lenguaje artístico a la China actual.

Esta parte de la exposición comienza con una pintura de puntos que muestra un pequeño fragmento de la ciudad de Beijing, así como la pintura de un desierto con caracteres chinos que resaltan del cuadro. También pueden verse diversas pinturas en técnicas de óleo, grabado, acuarela y esculturas que muestran el desarrollo cultural en China.

La mujer del arco

Cantos de Idilio

La última parte del recorrido está compuesta por piezas del arte popular chino; la primera de ellas son figuras del teatro de sombras chino, que plasman fragmentos de novelas clásicas chinas tales como “Viaje al Oeste” y “Romance de los Tres Reinos”. La belleza de estas figuras es casi indescriptibles; la combinación de colores, la perfección en los detalles y la riqueza de los escenarios resalta de manera asombrosa esta parte de la exposición.

En la segunda parte del tercer fragmento, se encuentran las máscaras chinas, coloridas expresiones de diversas regiones del país. Los vivos colores, los detalles de los ojos, las orejas, la boca y el cabello, pueden generar una sensación de asombro e incluso temor, pareciera que las máscaras tienen vida propia. Algunas de ellas están complementadas con los atuendos característicos de las etnias que las usan.

En la última sección, se aprecia la técnica del papel cortado. Las obras mostradas en esta última parte de la exposición son simplemente atrayentes y enigmáticas. Las piezas muestran fragmentos de historias, paisajes, o figuras del zodiaco chino.

La exposición permite acercarnos a China a través de las pinturas, esculturas y de lo popular. La exposición está abierta a todo el público, además hay un programa de actividades que permiten entender las técnicas de los artistas, así como películas y eventos entorno al año nuevo chino. Todo ello lo puedes consultar a través de la página: http://www.sanildefonso.org.mx/expos/china/index.html
¡Acercate a San Ildefonso y descubre que “China no es como la pintan”!

Deja tus Comentarios

Egresada de la Licenciatura en Relaciones Internacionales de la FCPyS UNAM.