CLC: Dice “NO” a las imposiciones

CLC No. 1

Antes de culminar el mes de enero tuvimos un comeback más, el de CLC. Grupo femenino de siete miembros que debutó en el año 2015 y que a través de su primer video musical, Pepe, se dieron a conocer bajo un concepto tierno que de inmediato llamó la atención del público. Sus personalidades carismáticas y vivaces, así como sus letras dulces y enamoradizas fueron su enfoque principal pero, para ser honestos, aquello no rindió muchos frutos hasta que cambiaron su imagen de chicas inocentes y divertidas a mujeres rudas y rebeldes con Hobgoblin (2017). Este cambio radical provocó que nuevamente las miradas se volcaran sobre ellas.

Tiempo después volverían a sacudir nuestros sentidos con Black Dress (2018), canción de su séptimo mini-álbum en la cual las chicas de Cube Entertainment se proyectaron con una imagen más sofisticada y oscura a la vez que incluso hoy en día es difícil de superar. Un año más tarde ellas están de vuelta con un nuevo material y con un concepto que ha dado mucho de qué hablar.

De esta manera, CLC hizo su regreso el pasado 30 de enero con su octavo mini-álbum denominado No.1. Un título simple pero significativo, ya que refiere a la ambición del grupo por convertirse en las número uno en el ámbito del K-Pop. Para ello han retomado un concepto elegante, sexy y, sobretodo, desafiante que encontramos en las cinco canciones que componen dicho material.

No es la pista principal que inaugura el álbum; al momento de ponerle play la voz de Seung Yeon nos inunda los oídos inmediatamente con las primeras líneas: “Red lip, no. Earings, no. High Heel, no. Handbag, no”. Poco a poco, la pieza se torna en un sonido EDM de ritmo bailable y coro adictivo que muestra el lado más brillante de las chicas. El resultado: un tema que pretende ser un vehículo de rebelión contra los estándares de belleza dictados por la sociedad. Es por eso que CLC desafía las imposiciones y dice con seguridad que todos podemos brillar a nuestra manera.

En el video musical observamos a las cantantes dentro de vitrinas de cristal, lo que podría representar la idealización de la imagen femenina. En otra toma, las chicas colocan objetos como bolsas, zapatillas, collares y aretes dentro de un ataúd. Todo ello emula el rechazo a las imposiciones, pero, mientras esto sucede, ellas siguen usando zapatos con tacón, aretes y sus labios siguen siendo rojos. ¿Una contradicción? Más bien nos dicen que, al final del día, somos lo que queremos ser y, en este sentido, no existe algo correcto o incorrecto. El mensaje es: siéntete libre de elegir lo que mejor te sienta. Hazlo por convicción y no por imposición.

La pieza número dos lleva por título Show, una canción electropop bastante enérgica que destaca por su melodía dinámica de piano sumamente bailable y agradable a los oídos de principio a fin. El sonido resalta muy bien la idea de la lírica: el deseo de ser amada(o).

Con un ritmo mucho más lento aparece Breakdown, una pieza R&B de ritmo lento al que se le añade un grave y seductor sonido de bajo eléctrico que, combinado con las tranquilas y suaves voces de las cantantes, nos cuenta la historia de una chica feliz de haber terminado con una relación que ya no era funcional. El sentimiento que podemos percibir es liberación.

Like It es otra pieza EDM, bailable y de letra sexy que describe la atracción hacia un chico al que, por supuesto, se pretende conquistar. Por último tenemos a I Need You, un tema tropical house cantado completamente en inglés al que se le añade una guitarra eléctrica, todos esos elementos la vuelven una canción emocionante y agradable a los sentidos.

De esta manera culmina No. 1, el material con el que CLC ha retornado luego de un año de espera. Esta vez nos muestran un lado más maduro que se nota en su imagen individual, el sonido de sus canciones y el contenido de las letras que reflejan una preocupación social a la que han decidido hacer frente, claro, a su manera.

Podríamos decir que en cuatro años de carrera ellas ya han atravesado por múltiples conceptos, desde lindo e inocente hasta elegante, sexy y sofisticado por lo que no nos resta más que disfrutarlo y esperar a ver qué otras sorpresas tienen preparadas para nosotros.

Deja tus Comentarios

Fabiola Giesseler Rodríguez
Licenciada en Comunicación por la Universidad de Ixtlahuaca CUI. Soy una persona de pocas palabras, tranquila y ordenada. Mi gusto por las culturas asiáticas y en particular el K-Pop se han convertido en parte de mi identidad. Diferentes idiomas, kilómetros de distancia, pero compartimos sentimientos similares y un deseo imparable de incendiar nuestra juventud.