¿Cómo se vive el tema de la homosexualidad en el lejano oriente?

Antes del Confucionismo, la homosexualidad se consideraba como algo normal en Asia, pero con el auge de esta doctrina, las cosas cambiaron. En el Confucionismo, la doctrina política y social predominante en el lejano oriente, la familia es el núcleo por excelencia de una sociedad perfecta, en la cual las jerarquías y el respeto a las mismas son lo más importante; donde no se habla de la homosexualidad como algo negativo pero tampoco como algo digno de presumir.

Actualmente, hablar del tema de la sexualidad en Asia sigue siendo un tabú;  por ello, en  cultura tan contrastante como la asiática, las personas homosexuales no son libres de expresar sus sentimientos ni capaces de amar libremente sin ser juzgados.

Junio se ha denominado como el mes de la diversidad sexual, por lo que K-magazine ha decidido hablar del tema y tomar en cuenta las múltiples opiniones que existen al respecto.

CHINA

China es uno de los países más extremistas, dónde las mujeres solteras son discriminadas y el tema de la homosexualidad parece inexistente, ya que las personas deciden simplemente no hablar de él. En la literatura china antigua tocar este tema era muy cotidiano y normal ante los ojos de la sociedad.  Un ejemplo de ello lo encontramos en el relato llamado el durazno a medias (分桃) que nos habla sobre el amor entre dos hombres: el duque Ling Wei y Mi Zi Xia, un joven sirviente quien entrega un durazno mordido a su señor como prueba de su amor y devoción. Desde la China antigua hasta antes del Confucionismo existían historias de este tipo, en las que la homosexualidad era simplemente otra forma de amar.

Desde el confucionismo, lo más importante para la sociedad china era casarse y procrear familia. Sin embargo, había un mundo detrás de ello. Las sociedades aceptaban que los hombres tenían necesidades y por ello existían  burdeles de hombres, donde los hombres casados por obligación eran libres de tener encuentros de todo tipo con otros hombres.

Actualmente, China ha intentado retomar las medidas emitidas por Taiwán respecto a los derechos gay (los cuales incluyen el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la protección contra la discriminación) aunque no es un delito ser gay, no es común hablar del tema ni mucho menos mostrar afecto en público. Es por eso que  la mayoría de las personas en China que mantienen una relación gay lo hacen desde el anonimato, de forma fortuita, deseando no ser descubiertos. Muchas personas recurren a aplicaciones de encuentro pero pocos se animan a poner una foto de perfil que muestra su rostro.

JAPÓN

En Japón, existió  cierta tolerancia y respeto a la homosexualidad gracias al monje Kobo Daishi (弘法大師), quien se presume fue el creador del Kana, el silabario japonés,  se cree que también de la homosexualidad en el país del sol naciente. Este monje budista narraba historias de amor entre monjes donde los desenlaces iban desde el suicidio por amor, hasta la iluminación budista.  Otra parte esencial de la sociedad japonesa antigua eran los samurai  (侍), una élite de militares al servicio del Shōgun (将軍) , quien  era el comandante del ejército impuesto por el emperador. Los samurai eran fieles a las órdenes de su amo, por lo que la homosexualidad era una práctica muy común entre los samuráis  más experimentados y los más jóvenes, principalmente porque se encontraban alejados de sus familiares.

Actualmente en Japón la homosexualidad está presente en las calles, en la televisión, en los mangas y hasta en el transporte público. Aunque sigue siendo el país asiático con mayor producción de pornografía homosexual una industria que mueve más de 20 mil millones de dólares al año. Además estas cifras no incluyen todos los ingresos relacionados con el sexo “en solitario”, es decir, con la venta de revistas para adultos, la venta y alquiler de vídeos y DVD porno, o la pornografía por Internet. De hecho, las cifras tampoco recogen los ingresos de los 25 000 love hotels repartidos por todo Japón. Aún asi la sociedad sigue negándolo y es un tema del que no se debe hablar.

Japón no tiene leyes contra la homosexualidad, y de hecho tiene algunas leyes protectoras para los homosexuales. El sexo entre adultos del mismo género que consienten al mismo es legal, pero algunas prefecturas establecen una edad de consentimiento más elevada que para la actividad sexual entre personas de distinto sexo.  A pesar de que las leyes de derechos civiles no extienden protección a la discriminación por orientación sexual, algunos gobiernos han aplicado dichas leyes. El gobierno de Tokio ha aprobado leyes que prohíben la discriminación laboral basada en la identidad sexual. Los principales partidos políticos expresan poco apoyo público para los temas de derechos LGBTTTI​.

COREA

En la península de Corea, la homosexualidad se remonta desde la época de las dinastías, en donde los reyes tenían a su servicio concubinos que prestaban servicios sexuales al rey, pero que se trataba de una forma anónima de vivir.  En la actualidad, la sociedad permanece neutral respecto al tema y aunque lo común es no hablar de ello, los lugares como bares y centros nocturnos gay  son cada vez más populares. Los coreanos prefieren mantener un perfil bajo respecto a su vida privada haciendo que muchos vivan dentro del closet.

TAILANDIA

En Tailandia,  hasta el 2002, la homosexualidad era considerada como una enfermedad, pero en la actualidad se ha abierto al mundo siendo uno de los principales destinos gays del mundo, donde el respeto a la comunidad LGBTTTI es uno de sus principales atractivos.

Se trata de un país de mayoría  budista, de valores humildes y conservadores que tolera y respeta la diversidad sexual,  aunque en el núcleo familiar aún no es bien aceptado ser gay, ni muchos menos se concibe la idea de una familia entre personas del mismo sexo.

Sin embargo, aunque se considera que 1 de cada 3 hombres es gay o bisexual y son en parte apoyados por el gobierno para la prevención del VIH, las leyes no protegen al 100% todos sus derechos; eso implica que las bodas o uniones civiles aún no son permitidas en dicho país pero debido a la gran población transgénero y transexual, conocida como lady​-boys, existe una fachada de aceptación donde muchos factores están implicados.

TAIWÁN

Taiwán es otro de los destinos gay preferidos en Asia por sus grandes avances en materia de derechos igualitarios hacia la comunidad LGBTTTI, donde la misma sociedad apoya estos cambios y donde actualmente se discute una ley para aprobar la unión civil y los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Uno de los atractivos principales de Taiwán son las marchas del orgullo gay, las cuales son muy comunes y atraen a cientos de turistas de otros países cercanos como Japón, Corea del Sur, Filipinas etc.

La Corte Suprema de Justicia de Taiwán dictaminó que las leyes de la isla deben ser modificadas para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que convierte a esta isla en el primer lugar de toda Asia en respaldar este derecho.
El histórico fallo establece que la ley actual, que restringe el matrimonio a la unión entre un hombre y una mujer, viola las garantías constitucionales de igualdad para todas las personas y de libertad de matrimonio. Por ese motivo, el panel de 14 jueces encargado del caso ha otorgado un plazo dos años al Parlamento para enmendar o promulgar nuevas leyes que garanticen este derecho.

En los países del lejano oriente la discreción y confidencialidad son la clave del tema de la homosexualidad,  en un continente en donde la religión y la sociedad juegan un papel fundamental para determinar estos temas y que actualmente, siguen siendo un tabú. Pero también se habla de la aceptación y la tolerancia que los países conservadores deberían de comenzar a optar. Los grandes ejemplos de estos cambios no inician por las sociedad más avanzadas como China o Japón sino en Taiwán y Tailandia.

¿Conocías cómo se vivía este  tema en Asia?

Deja tus Comentarios