Corea del Sur: el momento del estirón ha llegado

Rusia 2018: El equipo asiático parte como un enigma en la Copa del Mundo, liderado por Heung-min Son, el deslumbrante atacante del Tottenham de Inglaterra

Por: Diego Mancera*

Cada que Heung-min Son llega a su hogar, en una zona exclusiva de Londres, ve a un hombre que le espera para reprenderle. Es Woong-jun Son. Su consejero, su motivador, su padre. No importa si se trata de un partido de la Premier League o de la Champions League, ahí está para hacerle ver que no pone demasiada fuerza en sus remates o que le falta correr más, aún más.

Son es la estrella del fútbol en Corea del Sur. Es, algo así, como uno de los integrantes de Super Junior, pero del deporte. Es el delantero del club Tottenham, uno de los clubes con mayor abolengo en la ciudad londinense. “En el verano, cuando voy a casa, me pongo gorras y lentes. Cuando la gente me reconoce claro que estoy feliz pero puede ser un poco peligroso si hay muchas personas alrededor de mí. No es peligroso para mí, sino para ellos. Necesito cuidarlos”, comentó al diario Evening Standard.

Heung-min Son

El fútbol en Corea del Sur no ha estado rociado por champán. La Asociación de Fútbol aún no estrena ninguna de sus vitrinas dedicadas para alguna copa. Han participado en nueve Mundiales, el primero de ellos fue en 1954. Su presentación al mundo fue desastrosa cuando perdieron 9-0 contra Hungría y luego 7-0 ante Turquía. Pasaron 32 años, ocho campeonatos, para que los surcoreanos regresaran. Lo hicieron en México 1986.

La historia moderna del fútbol surcoreano empezó con Cha Bum-kun, el hombre con un apellido explosivo. Fue el futbolista que le abrió camino a los suyos cuando sorprendió a los reclutadores alemanes. Jugó un partido, uno solo, enfundado en el uniforme del Darmstadt 98 y después volvió a su país a cumplir el servicio militar. Regresó y el Eintracht de Frankfurt le ofreció una mejor oferta. Si algo no descuidó Bum-kun fue la condición física. En 112 partidos hizo 46 goles para ganar una Copa de la UEFA y otra en el torneo local.

Cha Bum Kun

En 1983, el equipo de la más famosa píldora contra los dolores de cabeza, el Bayer Leverkusen, contrató al coreano. Cha Bum-kun se volvió en todo un fenómeno como atacante y publicitario en su país natal. La Liga alemana descubrió un mercado muy interesante para la venta de camisetas, derechos de televisión. Una mina de oro. Pasó seis años allí y ganó otra copa de la UEFA. La prensa le apodaba el exótico al ser el primero de su país en desembarcar en la Bundesliga. Él le abrió el camino a chicos como Heung-min Son, quien jugó en Alemania para el Hamburgo y para el Bayer Leverkusen.

El Mundial que catapultó al fútbol de Corea del Sur fue el que organizaron junto con Japón en 2002. En ese momento había un mediocampista que había resplandecido, Ji-sung Park, quien terminaría como un jugador crucial en el Manchester United tetracampeón en la Premier League y de una Champions League. Ese campeonato fue glorioso para los aficionados que vieron llegar a su equipo a las semifinales, una instancia desconocida para la selección de México. Sin embargo, su camino fue turbio y cuestionado por los arbitrajes que les favorecieron contra Italia y España. Alemania, el país que les había enseñado el buen fútbol, les eliminó. Los surcoreanos perdieron el partido por el tercer lugar frente a Turquía (2-3).

El 22 de junio de 2002 la selección de futbol de Corea del Sur avanzó a semifinales en el Mundial co-organizado con Japón, al ganarle a la selección española en penales. Con esto se convirtieron en el primer equipo asiático en avanzar a las semifinales de la Copa del Mundo.

Salvo 2002, en las otras siete participaciones Corea del Sur se han estancado en la fase de grupos. Este año, en Rusia, mantienen un equipo promisorio liderado por Heung-min Son del Tottenham, el atacante Hwang Hee-chan de 22 años que juega en el Salzburgo en Austria. Con 20 está Lee Seung-woo, un chico que han forzado en llamarle el Messi asiático porque también se formó en el Barcelona, la temporada pasada jugó en el Hellas Verona de Italia. Koo Ja-cheol pondrá su experiencia en el fútbol alemán con el Augsburgo y a Ki Sung-yueng del Swansea City de la Premier League. El resto juega en la Liga de su país o en el torneo japonés.

En la Copa del Mundo de Rusia 2018, Corea del Sur puede tomar el mando. Se enfrentará contra Alemania, la selección campeona del Mundo; México, el eterno aspirante a una proeza; y a Suecia, el equipo que echó a Italia, un habitual. Los hinchas surcoreanos aún no acaparan la atención en las tribunas. De acuerdo con la información de la FIFA, los países que más solicitado entradas han sido Alemania, Argentina, México, Brasil, Perú, Polonia, España y Estados Unidos. Es un equipo audaz por los costados.

“Here comes the Son”, se lee en una publicidad de la marca alemana Adidas en referencia a uno de sus protagonistas en las campañas. Heung-min representa a la segunda generación, a la de los jóvenes que han encontrado a su ídolo de póster.

No te pierdas los partidos restantes de la selección de los tigres blancos, que se enfrentarán a las selecciones de México y Alemania. Te dejamos las fechas y los horarios.

*Diego Mancera es reportero especializado en temas de deportes, actualmente escirbe en el PAÍS México.  

Deja tus Comentarios

La primera revista sobre cultura coreana en México y Latinoamérica. Cultura, negocios, entrevistas, K-dramas, K-movies, deportes y mucho más...