Crónica de los viajeros a Corea del Sur

SEUL-17
El viaje a Corea es un sueño que muchos de nuestros K-lovers tienen, y qué  mejor que conocer recomendaciones de la mano de viajeros que ya han logrado realizar este viaje de ensueño. Esta es la segunda entrega de nuestro especial del mes, donde hacemos un recorrido en conjunto para traerte los mejores lugares y consejos si es que te estás preparando para vivir un experiencia inolvidable en ese país.

 

Por Galilea Herrera y Betsy Constantino

 

Tres de nuestras K-lovers compartieron con nosotros su experiencia en Corea, sus pensamientos al respecto y su sentir al experimentar directamente la cultura coreana, así como estar en un país tan lejos de casa, donde hablan un idioma diferente y las costumbres también son distintas.

Seúl de noche

Andy y Lucero son dos chicas con algo en común: gran interés en la cultura coreana.  Ambas tenían el deseo de experimentarla con todos sus sentidos.

 

El inicio de una gran aventura

Andy es una chica bastante alegre, como fiel fanática de la ola coreana y de BTS, deseaba visitar aquella ciudad de ensueño que veía en sus adorados dramas. Tras arduo trabajo, ahorro e investigación, este año pudo visitar Asia y caminó por las calles que tantas veces había mirado a través de su pantalla.

Andi Corea

“Tome dos semanas de vacaciones en abril, la semana de pascua y la semana santa. Para el viaje, estuve revisando varias agencias y viendo cómo subían y bajaban los precios de los boletos de avión. Uno o dos meses antes preparé toda la documentación. Busqué en plataformas como Airbnb la disponibilidad de hospedaje: un lugar céntrico y con un metro cerca”, comentó Andy.

La joven comunicóloga mencionó que es muy importante prever aspectos básicos como el clima, ya que durante su estancia se llevó la sorpresa de encontrar un clima frío para el que no iba preparada.

Lucero tomó todo un año para la preparación de tan anhelado viaje, su interés por Corea había incrementado debido a una amiga cercana, quien le contagió su entusiasmo por los dramas y programas de aquel país. Lucero se enteró que algunos amigos realizarían un viaje a Corea, decidió cambiar sus planes de ir a Japón y se lanzó a conocer un lugar desconocido. Además, esta nueva travesía le permitiría practicar lo que tanto ama: la fotografía.

Lu Corea

“Mis amigos y yo buscamos vuelos y medio año antes vimos las visas, en ese tiempo no había vuelos directos, entonces teníamos que hacer escala por Europa, Canadá o Estados Unidos, es increíble porque a parte del lugar a donde vas, puedes conocer otros. Decidimos estar tres meses, todo el tiempo que Corea te permite estar como turista. Me quedé en un lugar para estudiantes, mis amigas entendían más el coreano y me ayudaron a buscar ese tipo de hospedaje, pues las páginas de internet sólo estaban en hangul; Airbnb fue la opción. Fue conveniente, pues siempre había arroz, kimchi y ramen instantáneo, podía desayunar y ahorrar”.

Nos cuenta que durante toda su estancia tuvo la oportunidad de vivir, casi literalmente, en Corea. Con ello, tuvo la necesidad de adaptar sus grandes planes de visitar otros lugares fuera de Seúl y el estudio de idiomas en este país,  pues su larga visita representaba muchos gastos monetarios.

¿Dónde turistear?

Los palacios, templos, mercados de ropa, los sitios emblemáticos como el río Han, así como Suwon, una ciudad cerca de la capital a la que se puede llegar en metro fueron parte de sus recomendaciones. Al preguntarles sobre su lugar favorito en Corea, ambas coincidieron que Hongdae es uno de los puntos imperdibles de la ciudad.

Andi templo

“Visitar Hongdae es toda una experiencia. En el antro, desde que hicimos la fila para entrar nos ofrecieron un menú para escoger la comida, se nos hizo muy raro. Cuando entras, te sientan en una mesa, te llevan tu alcohol y tu cena. Me tocó ver chicos muy jóvenes, como de 21 años, sentados en una mesa cenando con la música súper fuerte, es muy diferente. Salimos muy tarde y nos dimos cuenta que la fiesta seguía en toda el área, la fiesta nunca para”, cuenta Andy.

En opinión de Lucero, Hongdae es el lugar perfecto para los jóvenes entre los 20 y 30 años porque es una zona universitaria, hay tiendas y el movimiento de la calle durante el día lo hacen un sitio bastante cultural porque hay grupos de chicos que bailan o cantan. También destaca la zona de Dongdaemun, “la plaza del diseño es impresionante, frente a ella hay unos mercados de ropa donde en edificios de 5 o 6 pisos encuentras todo tipo de ropa a muy buen precio”.

Para ambas, Corea del Sur es un lugar para regresar todas las veces que sea posible, pues la amabilidad de las personas, la sensación que les dejó la ciudad y el choque cultural que les provocó conocer un sitio tan diferente y diverso a la Ciudad de México no se comparan con ninguna otra experiencia. 

“Es una mezcla de todo, de las personas, el lugar, la comida, el olor de la ciudad… es increíble”, comenta Andy.

El reto de conocer una nueva cultura

Esmeralda soñó con visitar ese país por más de 6 años, y en su camino a Corea, estudió el idioma con disciplina. Convivió con habitantes del país en la Ciudad de México y desde entonces comenzó a ahorrar, pues sabía que era momento de materializar lo que había ocupado su mente durante tanto tiempo.

Esme en Corea

“Trabajé arduamente por el sueño de mi vida, aprendí el idioma desde antes, investigué los lugares más interesantes. Tuve la fortuna de conocer personas coreanas en México y ellos fueron una gran ayuda para mí, pues me hicieron recomendaciones y me hicieron sentir parte de su familia.”

Esmeralda comenta que lo más interesante durante el viaje fue el choque cultural que vivió, pues nunca imaginó que se enamoraría de aquel país, el cual ha visitado dos veces. Sin duda menciona la hermosura del lugar por el contraste tecnológico y la belleza tradicional por las calles. Cuando habla sobre la convivencia con los nativos, recuerda que no fue algo sencillo, pero la gente de Corea le parece en general amable:

“Muchos amigos y extranjeros habían comentado que se sentían discriminados, sin embargo, yo creo que es necesario estar más de una semana para entender que los nativos coreanos no quieren incomodar al extranjero. En el metro por ejemplo, la gente considera la comodidad propia y la del visitante. En cuanto a las costumbres yo le recomendaría a los turistas que se preocupen por aprender sobre el  pensamiento del país y que observen detenidamente a la gente” mencionó.

Esme Corea2

Esmeralda recomienda a los viajeros ir a los lugares que no son tan concurridos por los turistas, experimentar el país como si vivieran en él. También aconseja planear viajes de más de una semana para poder disfrutar la estancia. Dentro de sus lugares favoritos se encuentra Jeonju, provincia que le dejó sumamente sorprendida por el legado tradicional que tiene, ya que conserva aún villas Hanok que regalan al visitante una vista espectacular.  

“Considero que lo mejor de viajar a lugares pocos concurridos es que puedes estar más cerca de la gente y aprender de ellos, conoces el país por su gente y sus costumbres. Además, mientras se viaja conoces a otros extranjeros con los que puedes recorrer nuevos lugares. Es importante tomar en cuenta que al visitar un nuevo país, tú eres el extraño”, comentó.

Cada persona tiene su versión, muchos viajeros podrán expresarse de un país conforme sus vivencias. Visitar otro continente o país te llena de recuerdos y experiencias que jamás olvidarás. En nuestra siguiente entrega, te llevaremos a conocer los lugares más populares y emblemáticos de Corea del Sur.

¿Qué lugares consideras deben estar en nuestra lista?

Deja tus Comentarios

Egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la UNAM.