De Península a Península: la historia coreana que se escribe en México

¡Es oficial! Por primera vez se celebrará un día dedicado a Corea. La conmemoración se realizará en Mérida y Campeche este próximo 4 de mayo.

Dolores García, de 59 años recuerda a su abuelo con mucho amor; ella forma parte de la segunda generación de los primeros inmigrantes coreanos que vinieron a México hace más de un siglo .

Su abuelo Susano, cuyo nombre coreano era Kim Su Bong, tenía 8 años cuando llegó a México en un buque inglés llamado Ilford. Junto con un poco más de mil coreanos, que venían a trabajar el henequén en los campos de Mérida, Yucatán, con la ilusión de tener una mejor vida, lejos de las carencias por las que atravesaba la península coreana a principios del siglo XX.

Hoy con más de 100 años de historia entre ambos países, estos migrantes por fin serán conmemorados por su valentía y por las raíces que sembraron en México, ya que este próximo 4 de mayo se celebrará por primera vez en la historia el Día oficial de Corea en nuestro país.

“Es importante para nosotros, dar a conocer la historia, que no se olvide esa generación que dio todo por mejor vida, dio mucho por su patria”, cuenta Dolores García, directora del Museo Conmemorativo de la Inmigración Coreana a Yucatán.

Foto tomada del Museo Conmemorativo de la Inmigración Coreana a Yucatán. Por Nerea

 

“Estamos orgullosos de ser descendientes de una raza tan fuerte; lucharon quienes se quedaron en Corea y porque somos una historia viva, que no queremos ser olvidados y así lo transmitimos a nuestros hijos y nietos”, afirma.

Irving Lee, presidente de la Alianza de Descendientes Coreanos México- Cuba, explicó que los migrantes coreanos, hicieron grandes aportaciones a la región de la península mexicana. Desde el momento que se instalaron en Mérida contribuyeron con implementos para el corte del henequén y hoy su herencia también se refleja en la gastronomía en algunos dulces y conservas saladas.

Según datos proporcionados por la Alianza de Descendientes coreanos México- Cuba cerca de 20 mil coreanos residen en México y se contabilizan al menos 6 mil descendientes de esa primera migración. De estos, poco más de 3 mil 500 residen en Mérida, la capital de Yucatán.

 

Reconocer ese legado así como a mujeres y hombres como el abuelo de Dolores, es el objetivo del día de Corea, que se celebrará el próximo 4 de mayo en la ciudad de Mérida. Una iniciativa que fue impulsada por fue impulsada por la Embajada de Corea en México, encabezada por el embajador Kim Sang Il, así como por las asociaciones de descendientes coreanos en México y el gobierno del estado de Yucatán.

No solo el municipio de Mérida se une a esta conmemoración, también la ciudad de Campeche de manera simultánea recordará a los inmigrantes coreanos que contribuyeron en el desarrollo de su comunidad.

¿Por qué el 4 de mayo?

El 4 de mayo de 1905 fue elegido porque fue la fecha en que desembocó en Salina Cruz, Oaxaca, el buque Ilford, donde mil 33 coreanos llegaron a México en busca de un mejor futuro para ellos y sus familias.

En esa época, la península coreana  atravesaba por una situación crítica debido a la intervención de varios países en su territorio y la inminente invasión de Japón; la pobreza era un problema serio y muchos ciudadanos buscaban tener un mejor futuro, incluso si tenían que salir de su país.

Reportaje: México a través de la mirada coreana

En México, el gobierno de Porfirio Díaz había privilegiado el desarrollo económico con moderna infraestructura, aún así, la desigualdad entre pobres y ricos, era cada vez más acentuada, sobre todo en el campo, donde los hacendados prácticamente tenían a sus trabajadores en modalidad de esclavos.

Los indígenas mayas no toleraron esta situación y se rebelaron en lo que se conoce como la guerra de las castas, dejando vacío el campo de trabajadores.

Por esos años corría el rumor de la eficiencia de los trabajadores chinos en la construcción del ferrocarril, lo que aprovechó el empresario inglés John Meyers para traficar con personas de esa nacionalidad. Pero ellos también se rebelaron y finalmente, el hombre buscó en Corea, donde con un engañoso anuncio de periódico consiguió más personas bajo la promesa de un mejor futuro y un trato amable, pero en México fueron tratados igual que los trabajadores nativos.

En ese 4 de mayo,  los coreanos desembarcados en Salina Cruz cruzaron el río Coatzacoalcos hasta la costa del Golfo de México donde partieron en un navío hasta Puerto Progreso en Yucatán, de donde fueron llevados en tren hasta Mérida, para trabajar en los campos de henequén, una fibra valiosa con la que se confeccionaba mecate y otros tejidos que eran de las principales exportaciones mexicanas.

El contrato originalmente duraba 4 años, sin embargo, la guerra en de 1910 en México y la invasión japonesa en la península coreana, dejó a estos inmigrantes atrapados en territorio mexicano.

La guerra en México terminó unos 20 años antes que la invasión en Corea, por eso fue que permanecieron en Yucatán. Finalmente, algunos se dispersaron en otros puntos de México como Campeche, la Ciudad de México, Tijuana, Monterrey y Cuba.

Con el tiempo, establecieron comercios y se volvieron parte fundamental de las sociedades donde se asentaron. Tan solo en Mérida, contribuyeron con iglesias, escuelas y su agrupación en la casa donde ahora es el Museo Conmemorativo de la Inmigración Coreana sirvió como una de las primeras instancias a donde los coreanos pudieron recurrir a manera de consulado para asuntos legales e incluso para aportar durante los años de guerra.

Eventos conmemorativos

Actualmente los descendientes coreanos manejan varias escuelas de coreano en la península de Yucatán como parte de agrupaciones que trabajan para beneficio de sus comunidades.

Hace dos años, con el fin de conmemorar la amistad entre ambos pueblos, una de las avenidas de la ciudad de Mérida lleva por nombre República de Corea, además, existe un hospital donde médicos coreanos usan conocimientos y tecnología para atender a niños de la región.

Fue por estos motivos, que el 29 de marzo de este año, el ayuntamiento de Mérida aprobó la iniciativa del día de Corea, la junta municipal de Campeche hizo lo mismo el 26 de abril.

En el marco de esta fecha, se realizarán varios eventos en la península de Yucatán:

2 mayo

En Campeche, el 2 de mayo se reconocerá al embajador Kim Sang Il como ciudadano distinguido y se develará una placa conmemorativa en el edificio del ayuntamiento del municipio de San Francisco de Campeche a las 7 de la tarde.

Este evento unirá ambas culturas con la presentación de danzas tradicionales tanto coreanas como campechanas, además, la Orquesta de Cámara de Campeche presentará una interpretación del Arirang y otras melodías tradicionales. Así mismo, contará con una degustación de comida típica de los dos países.

3 mayo

El 3 de mayo en el teatro Peón Contreras se realizará el concierto conmemorativo Un Arirang para Mérida, donde el pianista KL Joon y  el músico Horacio Franco, interpretarán la pieza que nació al mezclar el Arirang coreano con el Cielito lindo mexicano.

4 de mayo

El 4 de mayo, se realizará un desfile en el parque Santiago, lugar donde los migrantes coreanos solían reunirse antaño, en el lugar que se conoce como la esquina del Chemulpo de donde partirá la caravana a las seis de la tarde para terminar en el Zócalo de la ciudad donde se hará una degustación gastronómica.

Por ahora, la celebración del día de Corea, se realizará únicamente en las ciudades de Campeche y Mérida. En el caso de Yucatán, el gobernador Mauricio Vila Dosal, analiza elevar esta fecha a nivel estatal.

La visión de esta propuesta es que en el futuro el 4 de mayo sea una fecha para los migrantes coreanos en todo el mundo que sirva para recordar sus raíces.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja tus Comentarios

nerea ramirez
Licenciada en Comunicación por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Actualmente produzco televisión y colaboro como Reportera Honoraria en Korea.net. Además de trabajar en la producción de mi segundo documental acerca de artes marciales coreanas, entre otros proyectos de cine. Cinta naranja en Haidong Gumdo.