Descendientes coreanos de México y Cuba se unen a través del aprendizaje

descendientes coreanos toman curso en Corea

 

Por: Sheila Hernández 

Un curso de capacitación sobre la cultura de la belleza en Corea del Sur unió  a descendientes coreanos de México y Cuba. Con el apoyo de la fundación Overseas Korean Foundation (OKF), un grupo de descendientes coreanos de México y Cuba, asistieron a un curso de capacitación con duración de tres meses a la Universidad de Kangnam en Corea del Sur. Dicha fundación ha otorgado diferentes tipos de becas, cursos y campamentos a los descendientes coreanos en distintas universidades importantes de Corea del Sur desde el 2006. 

 

***

 

En el año 2017, por medio de este curso, varias asistentes recibieron clases de cosmetología, peluquería y manicure. Este 2019 tuvieron la oportunidad de repetir la experiencia con dicha institución que se especializa en la cultura de la belleza coreana. A través de clases, la destreza y el perfeccionismo, las estudiantes se prepararon cada día para entender y aprender las técnicas coreanas del cuidado de la piel, los tipos de cortes de cabello, colorimetría, la popular «permanente», entre otras modalidades. Asimismo, las invitadas pudieron conocer más sobre la cultura coreana al visitar diferentes lugares turísticos así como también a través del aprendizaje del idioma.

El curso que se realizó este 2019 tuvo inicio el  28 de junio y culminó el 28 de septiembre. En esta capacitación participaron  en total 23 descendientes: 9 de Cuba, 5 de la Ciudad de México y 9 de Mérida y Campeche. Dafne Song y Delarys Cruz del Valle son dos asistentes de dicho curso, ambas son  descendientes coreanas de cuarta generación, provenientes de México y Cuba respectivamente. Ellas nos comparten su experiencia al visitar el país de sus ancestros, así como también  la importancia que tuvo para ellas tomar un curso sobre un tema que es punto fuerte en los países asiáticos y específicamente en Corea del Sur, la cultura de belleza.

 

***Entrevista con Dafne Song***

 

KM: ¿Cómo te sientes al ser descendiente coreana?

DS: Es un orgullo indescriptible saber que mi ascendencia tiene una historia tan importante como es la llegada, adaptación y superación de los coreanos, no solo a México sino también a muchas otras partes del mundo. Pues ahora que la información es más abierta hemos descubierto que los primeros migrantes coreanos llegaron a Cuba, México, Argentina, Estados Unidos, Francia, China etc. 

Desde pequeña escuchaba a mi tía bisabuela, Maria Soo Joo, contar anécdotas de su padre Alfonso Soo. De lo difícil que fue llegar después de casi tres meses en barco desde Corea hasta Veracruz. Después el trato que recibieron, pues fueron tratados como esclavos, conseguir trabajo y salir adelante en un país que no conocían, además de que no hablaban en mismo idioma. Todo esto es un panorama que nos demuestra la importancia que tuvieron nuestros ancestros Coreanos. Para mí es muy importante ser nieta de coreanos ya que ellos lograron hacer lo inimaginable.


KM:¿Qué fué lo que  más te gustó de conocer Corea?

DS:Los paisajes son increíbles, hay muchos edificios de gran altura, muchos árboles que en otoño sus hojas se vuelven color naranja y rojas. Puedes caminar por las calles y no hay inseguridad, no hay basura, todos respetan a los adultos mayores, respetan las señales de tránsito, respetan a las mujeres. La familia es muy importante para los coreanos, me gustaba ver que es una cultura completamente diferente ya que valoran cada momento que pasan con su familia y amigos. Los coreanos trabajan en exceso, pero incluso si trabajan en día feriado los hijos los pueden acompañar a la oficina, mantener feliz a el trabajador es muy importante. 

También me encantaron los restaurantes, la comida coreana es deliciosa. Hay combinaciones de carne, dulce, picante, frutas y condimentos que en la cultura mexicana es difícil pasar por alto. Al igual que nosotros la comida picante no puede faltar, en este caso el kimchi es básico en la mesa. 

curso de belleza descendientes coreanos
Técnicas que aprendieron los descendientes de coreanos en el curso de belleza que tomaron en Corea

 

***

 

KM:¿Cuánto tiempo y cuál fue el objetivo de visitar corea?

DS:La fundación OKF nos invitó a participar durante tres meses, del 28 de julio al 28 de septiembre del 2019, en Corea del sur en la universidad de Kangnam. Nos fue dada una capacitación sobre belleza a 23 descendientes coreanas de Cuba y México. La idea es que nosotras podamos tener un sustento económico. Nos brinda la oportunidad de trabajar en algo que nos de libertad de tiempo, de aprender constantemente. Y si es posible el tener un negocio propio.

KM: ¿Qué aprendiste?

DS:El curso se enfocó en cortes de cabello para hombres. Empezamos con cortes básicos como son los despuntes en cabello largo. Aprendimos la diferencia del corte que todos conocíamos como «bob» y nos dimos cuenta de que hay variantes. Por ejemplo, straight, spaniel o isadora (depende de los grados de inclinación hacia adelante o hacia atrás). También aprendimos el uso correcto de las tijeras de corte y entresacado, a usar la máquina rasuradora. Vimos como hacer la permanente de rizado de diferentes maneras, incluso para caballero. Aprendimos a hacer el alaciado permanente, trenzas como las que se usan en África (corntakki y cornrow ). Además conocimos sobre cuidado de la piel, masajes faciales y corporales. Así como también extensión de uñas, diseños de uñas con gelish. Al final tuvimos una exposición de todo lo aprendido.

 

***La experiencia de Delarys Cruz del Valle***

 

Delarys Cruz del Valle es cubana descendiente de coreana de cuarta generación. Ella nos comparte la experiencia que tuvo al estudiar en Corea.

DC: Este curso fue una experiencia muy bonita, pude conocer acerca de la cultura de mi ancestros, pude conocer a descendientes de otros países, como México, donde nos complementamos entre todas, con el objetivo de compartir el conocimiento que obtuvimos. 

Estoy muy agradecida con la fundación,con los descendientes cubanos y con la universidad de Kagnam de Corea del Sur. Gracias a ellos pude desarrollarme como peluquera, aprender manicure y cuidados de la piel. Actualmente estoy en un trabajo particular en Cuba el cual me ha traído diversos beneficios. 

La experiencia en Corea ha sido la mejor de mi vida, me encantó la comida, los lugares,la forma de ser de los coreanos muy educada, un país el cual posee una tecnología muy avanzada  a diferencia de mi país, me impresioné mucho. La mayoría de los descendientes coreanos aprenden desde muy pequeños acerca de las costumbres y tradición de la cultura de corea, su familia les prepara comida tradicional y festejan las fechas importantes como por ejemplo el «Chuseok». 

descendientes coreanos toman curso en Corea
Descendientes de coreanos cubanas y mexicanas asistentes al curso de belleza en Corea

***

 

El haber viajado y estudiado en Corea, es para estas personas un sueño y  para algunos una meta realizada. Esto les permite desarrollarse profesionalmente para así poder llevar todo lo que han aprendido a los países donde actualmente radican. Además podrán poner en práctica el conocimiento adquirido si deciden abrir sus negocios personales. Sin duda alguna,una experiencia que les permitió conocer y experimentar la cultura de sus ancestros.

Deja tus Comentarios