Editorial: ‘MONBEBE’, la odisea de un fanclub 

Los seguidores del Kpop hemos visto algo inigualable durante 14 días continuos, algo que francamente nadie que lleva tanto tiempo como fan de la música coreana lo hubiese imaginado.

Contextualicemos un poco. Hace 14 días Wonho, quien era vocalista en MONSTA X, abandonó voluntariamente a la agrupación, hecho que dio a conocer en un comunicado.

¿El motivo? Una serie de acusaciones realizadas por alguien que fuera su amigo, actos que se cometieron antes de su debut en el grupo y durante su juventud. 

¿Qué tan reales son estas acusaciones? Hasta ahora solo se ha quedado en señalamientos y rumores sin fundamento alguno.

Wonho escribe una carta a Monbebe tras su salida de Monsta X

En la sociedad surcoreana estos señalamientos fueron suficientes para que su agencia Starship Entertainment permitiera la salida precipitada de Wonho, quien en cuestión de minutos se convirtieron en su verdugo e hizo desaparecer de la industria al idol de 26 años, quien  aportó crecimiento a la banda no solo de manera nacional sino internacionalmente.

Las preguntas son clave: ¿Cuál es la razón de que uno de los integrantes de una banda en ascenso sea eliminado como si nunca hubiera existido?, ¿por qué en momentos de crisis el fandom internacional no ha sido tomado en cuenta?

Monsta X estará presente en los Teen Choice Awards 2019

***

Y es que hace  14 días MONBEBE, nombre de su fanclub, inició una serie de protestas tanto a las afueras de la agencia como en diferentes plataformas digitales. La respuesta hasta ahora ha sido nula. 

El fandom  internacional tomó las redes sociales y sin importar de qué país fuera, sus integrantes  comenzaron toda una campaña para exigir el regreso de Wonho.

Cada uno de sus hashtags se colocaron en las tendencia de Twitter, medios extranjeros como Billboard han hablado de la situación. 

El Times Square fue testigo de su poder como fans, pues tras una recaudación de fondos pagaron un anuncio en su fachada con un contundente mensaje: «Brillamos más como familia«. 

***

El crecimiento exorbitante de MONSTA X en los últimos años, y que coincide con la expansión del Kpop en el mundo, los colocó ante muchos como los chicos rebeldes de la industria.

Desde que su popularidad creció como la espuma las críticas hacia ellos aumentaron, principalmente por sus atuendos provocadores y un tanto sexys, siendo Wonho el más señalado, pues no encajan al 100 con el estándar de los idols. 

«Usar un arnés es solo para expresar el concepto de nuestra canción. Mostrar a la audiencia lo que queremos transmitir es lo más importante. No estamos avergonzados. Hemos usado muchos artículos sexuales, como arneses y cadenas. Estamos cómodos», respondió el grupo durante una entrevista con la revista británica GQ a mediados del año mientras realizaba su tour mundial.

Una respuesta que hacía pensar que lo que menos les importaba era el qué dirán y las críticas. Sin embargo, hoy se enfrentaron nuevamente a los señalamientos, y está vez no pudieron darles la espalda.

Le costó por un lado la salida de uno de sus integrantes y que su empresa emprendiera acciones legales para evitar que la imagen de Shownu, líder de la boyband, fuera blanco de los ataques cibernéticos.

Una industria devoradora

La realidad es que Wonho parece que no volverá al mundo del entretenimiento, no se sabe nada de él desde que su agencia anunció oficialmente su salida de la boyband.

La industria del Kpop se ha convertido en un monstruo que devora todo a su paso y le ha dado poder a los fans y a la sociedad surcoreana, para ser capaces de señalar quién sí tiene talento y quién no, quién es atractivo de acuerdo a sus estándares, así como ser capaces de boicotear la carrera de un idol. 

Casos parecidos hay muchos, desde el hiatus indefinido de Sungmin de Super Junior, quien tras contraer matrimonio no se le ha permitido promocionar con el grupo por solicitud de los mismos fans.

Ahora que si vamos más a fondo, hablemos de Sulli, quien durante años fue atacada por los internautas con mensajes de odio y que solo la llevaron a su fallecimiento hace un par de meses atrás. 

Parece ser un hábito para las empresas de Kpop hacer de sus idols todo menos una persona real, con miedos, virtudes y muchos defectos, porque eso somos los humanos.

Siguen creando estereotipos idealizado de ellos y justo cuando cometen un «error», es cuando no hay un plan de acción por parte de estos gigantes del entretenimiento, sucumbiendo en la necesidad de enfrentarse a los fanáticos y a los que no lo son, agachar la cabeza y retractarse por ser humanos. 

***

El Kpop que hoy se abre al mundo, ya no solo es una noticia local, ahora es un tema internacional y muchos han sido los periodistas que salieron en apoyo de MONBEBE y cuestionar la manera de manejarse la industria del pop coreano.

Pero hay que ser realista, por mucho que el Kpop sea global los fans internacionales debemos ser conscientes que esté jamás será nuestro. 

Deja tus Comentarios

Aleida Guevara
Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón. Mi interés por la cultura coreana surgió con lo dramas, posteriormente me interese por el K-indie y el K-pop.