El amor en los tiempos del Hallyu

“A través de una aplicación de idiomas, estaba aprendiendo coreano por lo que necesitaba practicarlo. Él estaba estudiando español. Fue de esa manera como nos encontramos. Con el paso del tiempo nos hicimos amigos, eventualmente eso se transformó en atracción. Y fue el momento en el que decidimos iniciar una relación a distancia. Mi nombre es Adriana, estudiante mexicana de 28 años que descubrió el amor a través de internet”.

***

Por Aleida Guevara y Galilea Herrera

¿Quién no quiere encontrar al amor ideal, perfecto y eterno? Uno de esos como los que vemos en los maratones nocturnos de K-dramas, término utilizado para llamar a las telenovelas provenientes de Corea del Sur. Enamorarse de un chico guapo, alto, delgado y bien vestido. A veces celoso, pero siempre lindo; frío pero tierno, rudo pero sexy; estereotipos que nos ha vendido la industria del entretenimiento surcoreana.

En esta ocasión el equipo de K-magazine se puso romántico y nos dimos a la tarea de investigar si el fenómeno Hallyu (ola coreana) puede llevarnos a idealizar las relaciones con los hombres asiáticos. Por ese motivo entrevistamos a diversas mujeres, para conocer sus historias de amor, ¿será que las relaciones con coreanos pueden ser factibles o por qué el interés sobre ellos ha aumentado?

¡No quiero un oppa de ensueño!, ¿o sí?

Diseño: Ángel Cruz y Gali Casas

Si en el buscador de Facebook introducimos las palabras latinas y coreanos o asiáticos y latinas nos arrojará más de un grupo que tiene como objetivo hacer que chicos de estas culturas se conozcan, entablen una relación de “amistad” o si se puede, una relación de “pareja”.

Los grupos varían, pueden servir como un trampolín para intentar un intercambio cultural, algunos otros prohíben el K-pop o K-dramas, pero al final todos son utilizados con el mismo fin: que hombres y mujeres se conozcan como si se tratase del mismísimo Tinder. Entrar a ellos podría parecer sencillo, solo debes enviar tu solicitud y esperar a que los administradores te acepten. Pero, no todo es así de fácil, en algunos casos debes responder una serie de preguntas que determinarán si cumples o no los requisitos.  

“¿Por qué quieres tener un novio coreano?” era una de las varias preguntas que tuvimos que responder para entrar al primer grupo que nos mostró Facebook llamado LATINAS & COREANOS, creado en el año 2014. No recibimos una respuesta a nuestra solicitud, pero la pregunta seguía rebotando en nuestra cabeza: ¿Por qué querer un novio coreano?

“La popularidad o eficacia del hallyu, a partir del 2009 al 2012, pero con su mayor boom en el año 2016, ha derivado en una idealización del varón coreano”, nos explica en entrevista la historiadora, Estel.la Ramírez Martínez, maestra en Estudios en Asia Oriente por la Universidad de Salamanca.

La especialista agrega que hay un deseo por conseguir una pareja coreana de acuerdo al protagonista estándar de estos productos surcoreanos que, irónicamente, tiene muchas más señas de caballerismo que los hombres occidentales en la industria musical, televisiva o cinematográfica.

El término Hallyu o Korean wave (ola coreana) se le conoce a la exportación cultural proveniente de Corea del Sur fuera de su territorio. Esto abarca desde la música, mejor conocida como K-pop, el entretenimiento televisivo, gastronomía, idioma, cine, entre otros aspectos. Fue en China que se le acuñó el nombre de Hallyu en 1997 con la transmisión del primer K-drama Lo que es el amor, a partir de ese momento comenzó a apoderarse de Asia y  exportarse a otros continentes.

La ola coreana llegó por primera vez a México con la transmisión del K-drama Todo sobre Eva en 2001, que fue televisado en el canal 34, Mexiquense TV. La alta demanda que tuvo entre el público consiguió que el canal metropolitano apostará por más novelas coreanas como: Un deseo en las estrellas, Sonata en invierno, Una joya en el palacio, entre otras. Así es como poco a poco se fue exportando el ideal del hombre coreano y las relaciones con ellos.

Siempre me han gustado mucho los hombres asiáticos. Mi primer amor fue un chico chino en la secundaria. No es importante que sea coreano, si es asiático me gusta. En verdad me parecen hombres muy guapos y atractivos”, afirma María, oficinista de 26 años y proveniente del Estado de México, quien también conoció a su novio coreano a través de una aplicación.

Diseño: Ángel Cruz y Gali Casas

En 2018 un estudio realizado por la Asia-pacific Journal of Multimedia Services Convergent with Art, Humanities, and Sociology reveló que el 7 por ciento de los turistas extranjeros en Corea del Sur que fueron entrevistados, utilizaron una app para conocer a alguien con fines amorosos, especialmente encuentros sin compromiso. Ya sea desde su país natal o cuando ya se encontraban en territorio surcoreano.

Descargue Meeff en un momento de aburrimiento, después decidí utilizarla para intercambiar idiomas e increíblemente terminé encontrando novio”. cuenta Fernanda, de 22 años y originaria de Nayarit, quien está experimentando su segunda relación por internet con un joven coreano.

Diseño: Ángel Cruz y Gali Casas

Meeff es popularmente conocida como el “Tinder coreano”. Su objetivo central es que los usuarios practiquen idiomas y hagan amigos, así conecta a coreanos con extranjeros basados en su edad, locación, idioma y género. Aunque, también existe la posibilidad de que esta app solo sea utilizada para temas sexuales, envío de imágenes explicitas o citas casuales. El estudio Smart Tourism informó que los coreanos entrevistados y usuarios de esta app estaban ampliamente interesados en tener citas.

Meeff es solo una de cientos de opciones que hay para conectar a personas de un continente a otro, existen otras famosas cinco aplicaciones donde las seguidoras de la cultura pop surcoreana (las cuales por seguridad de los lectores no serán mencionadas) tienen una oportunidad para comprobar si estos hombres se parecen, aunque sea un poco, “a los oppas” que idealizan en las series.

En busca del oppa perfecto

Oppa, dentro del idioma coreano, es una palabra que usan las mujeres surcoreanas para referirse a su hermano mayor, por diferencia de edad, o a un hombre a quienes son muy cercanas. En muchas ocasiones pueden ser amigos mayores que ella, novios o esposos.

La palabra oppa ha tenido gran popularidad gracias a la exportación de los K-dramas y se ha convertido en parte del Hallyu. Por lo cual las chicas coreanas y extranjeras nombran así, cariñosamente, a los chicos mayores que les gustan, siendo así parte de su lenguaje.

Min Suk, estudiante de doctorado en el Departamento de Español y Portugués en la  Universidad de Austin Texas nos explica que los fans del K-pop y los K-dramas incorporan expresiones que suelen ver dentro de estos productos, como una manera de sentirse más allá de un estado de fan. Entre ellas la palabra oppa es muy socorrida entre los seguidores del K-pop.

“En Corea del Sur la usan para referirse a los idols varones, muchas veces las fans son menores, en cuanto a la edad, pero emplean el oppa con un sentido romántico. Sin embargo, dentro del mundo de los fans del K-pop el oppa está muy romántizado e idealizado”, comentó  la también investigadora.

Las industrias del K-pop y los K-dramas han creado a un ser que lleva en sí mismo particularidades femeninas sin dejar de lado lo masculino. “Se trata de una combinación de las características femeninas, socialmente adquiridas, consideradas positivas o agradables junto a las continuas demostraciones de vigor físico y sensualidad masculina”, menciona la traductora y especialista en Asia Oriente, Raquel Simón, en su texto Repercusiones sociales de género de la Ola Coreana (Hallyu).

“No negaré que los dramas influyeron un poco en mi.  Siempre he sido consciente que son simples novelas, pero el ver dramas y conocer a coreanos en persona, que se comportaban de manera similar, reforzaban mis expectativas sobre los hombres”, cuenta Adriana, quien mantuvo una relación a distancia por año y medio con un chico coreano a través de videollamadas y cientos de mensajes.

La doctora en Estudios Culturales, Sun Jung, de la Universidad de Melbourne, propone tres aspectos básicos para crear al hombre coreano perfecto: ser amable, sensible y delicado, de acuerdo con la tradición seonbi, como se le conocía a estas cualidades masculinas durante la era Joseon. Y en pleno año 2000, le sumamos la imagen del flower boy, un chico de rasgos femeninos construido por la cultura pop de Japón y la idea metrosexual en Occidente, un ejemplo de esto se ve reflejado en la serie Boys Over Flowers.

El hallyu confeccionó al hombre coreano de ensueño, tanto físicamente como en su personalidad. El oppa ideal, el estereotipo creado por la televisión y la música coreana que llegó hasta México y América Latina, gracias al boom del internet, conquistó el corazón de las chicas no sólo por su aspecto físico, sino por su dulzura y amabilidad.

“Es difícil poner a todos los coreanos bajo este concepto del ‘oppa perfecto’. Yo creo que un oppa real debería caracterizarse por su autenticidad, debe ser caballeroso y atento, justo como los co-protagonistas que siempre terminan siendo rechazados por la actriz principal del drama”, dice Fernanda.

Sin embargo, no todo es como se pinta. En su primera experiencia con un novio coreano,  nuestra entrevistada María nos relata cómo cambió su ideal sobre ellos.

“No todos se maquillan o se arreglan como en los dramas, donde también los muestran con mucho dinero. No todos los coreanos son super guapos, como todas las personas tienen características distintas, diferentes estilos, estaturas, etc”, asegura.

Nuestras entrevistadas coinciden en que los hombres coreanos reales no cumplen las características físicas del oppa. Sin embargo, todas afirmaron que sus novios coreanos eran dulces, respetuosos, protectores, amables, con todo ese aire de caballerosidad idealizado y construido por la industria del entretenimiento coreana.  

¡Mi novio coreano es virtual!

“Nunca nos conocimos en persona, todo fue virtual. Yo no tenía mucho tiempo para hablar con él, por la universidad, eso le molestaba. Insistía en que no tomaba en serio la relación… Me pidió que dejara la universidad y me fuera con él, que no necesitaba trabajar y definitivamente esa idea no cabía para nada en mi cabeza” .- Adriana.

El  año y medio de Adriana estuvo lleno de citas virtuales, algunas ambientadas en cafeterías y otras viendo la misma película de forma simultánea. Con la gran ventaja de conocer y entender la cultura coreana a través de alguien tan cercano. Pero con la desventaja de las grandes diferencias horarias, así como no poder expresar su afecto físicamente y por supuesto el idioma, una de las principales barreras.

Diseño: Ángel Cruz y Gali Casas

Él no habla español y yo no hablo coreano. Así que se nos dificulta mucho la comunicación, a veces nos desesperamos porque no nos entendemos”, cuenta María.

La mayoría de las parejas que se conocieron a través de estas apps suelen conversar en coreano, inglés o español. Otro factor que puede resultar en contra es la diferencia de ideas del rol social de la mujer en Occidente y Oriente.

Mi cultura es un poco más liberal que la de él, por ejemplo; a él no le agrada que yo tenga amigos hombres”, dice María.

Pues en la sociedad coreana impera una fuerte visión del hombre protector y proveedor, así como la sumisión de la mujer.

Las historias de Adriana, Fernanda y María nos hicieron preguntarnos: ¿Cómo se construye una relación a distancia con un chico que no conoces en persona y que tiene una cultura distinta a la tuya? ¿qué tan estable puede ser?

“Construir la relación no es tan complicado como parece, esa es la gran ventaja de tener a un aparato como mediador (computadora, tablet o smartphone) en dado caso de no encajar con la otra persona, ya no se escriben y termina la situación -son relaciones fugaces- no estás expuesto al otro, aunque la emoción personal de ser rechazado sí queda”, asegura la profesora de la ENAH, Sonia Estévez, especialista en relaciones por internet.

Diseño: Ángel Cruz y Gali Casas

La etnohistoriadora nos cuenta que las relaciones online, donde los usuarios pretenden enamorarse, no distan mucho de intentar algo frente a frente.

“Si es la primera vez que utilizas una página o aplicación para tener citas, es obvio que confías o deseas que sí funcione. Que todo lo que la otra persona te dice sea cierto y también va impregnado de cierta emoción; pero esto también pasa en las relaciones cara a cara”, dice.

Enamorarse es un acto de confianza

Las nuevas tecnologías nos trajeron diferentes formas para relacionarnos, pero también suponen algunas dificultades extras. La especialista en Asia Oriente, Estel.la Ramírez Martínez, nos explica que hay hombres japoneses y coreanos que suelen tener relaciones con extranjeras sólo como una aventura o algo fugaz, sin tener intenciones de comprometerse a algo más serio.

“De hecho, en Corea existe el término ‘montar al caballo blanco’ que quiere decir ‘tener relaciones sexuales con una extranjera blanca’. Hay hombres que se vanaglorian de haberlo hecho, mientras que hay otros que desean hacerlo. Aunque se dé esta situación no está necesariamente bien vista por otros hombres coreanos, no es abiertamente aceptada”, remata Estel.la.

¿Será que los hombres surcoreanos solo ven a las mujeres como un trofeo más para llevarse a casa? Esto lo sabremos en la segunda parte de este reportaje especial, en dónde conoceremos las historias de algunas mujeres que conocieron el otro lado de “los oppas” de ensueño. 

Investigación: Aleida Guevara y Galilea Herrera

Diseño: Ángel Cruz y Galilea Casas 

Edición: Lucero Santiago 

*Nota: los nombres de las entrevistadas mostrados a lo largo de este reportaje fueron modificados para resguardar su identidad.

Deja tus Comentarios