ELF, 12 años de ser el motor de Super Junior

Por: Aleida Guevara y Galilea Herrera

Uno de los puntos más fuerte de los grupos de K-pop son sus fans, tener una identidad propia y un sentimiento de cercanía hace parte de su éxito en la industria. Es increíble ver como en Corea del Sur se llena con miles de proyectos realizados por los fans para celebrar los cumpleaños de sus idols, aniversarios, promocionar su comeback, donativos a la caridad o incluso darles regalos costosos. Pero, ¿qué pasa con los fans que están del otro lado del mundo?

Con motivo del 12° aniversario del nacimiento de ELF, unos de los fandoms más grandes del K-pop, en K-magazine entrevistamos algunas de las ELF mexicanas y argentinas para saber, en sus propias palabras, cómo es compartir una amistad a la distancia con los integrantes de Super Junior; un amor que las ha unido a otras personas que comparten una misma pasión y provocando que las fronteras dejan de existir.

Ever Lasting Friends

En México hay cerca de 80 fanclubs registrados ante la Embajada de la República de Corea; sin embargo, existen mucho más. Como todos los grupos, Super junior cuenta con uno de los fanclub más grandes conocidos como ELF el cual lleva 12 años acompañando a la agrupación en sus mejores y peores momentos.

Mercadólogas, contadoras, fotógrafas, periodistas, estudiantes, universitarias; las ELF tienen diversas ocupaciones e historias pero cuando las obligaciones dejan un espacio en la vida, cada una se da un tiempo para leer, escuchar y disfrutar su amor por SuJu.

“Super Junior no sólo es música; al involucrarte en su mundo te enseña otro modo de vivir, te llena ese pequeño vacío que posiblemente la oferta nacional no te lo da, ya que ellos son inspiración en todas las formas posibles, desde su calidad humana, valores y sobre todo el empeño” cuenta Daniela Beltran, Gestora Cultural, con 28 años de edad forma parte del fanclub Club ELF México y quien lleva 8 años siendo ELF junto con su madre.

El Club ELF México está conformado por alrededor de 15 persona y tiene su sede en Jalisco, donde inició como ELF World Jalisco en el año 2010, ahora tiene otro nombre pero la pasión por formar parte de esta comunidad sigue siendo la misma. Una de las principales responsabilidades de estas bases es lograr ser el enlace entre toda una comunidad con el grupo, un trabajo nada sencillo.

“Es una cuestión muy delicada, de mucha responsabilidad ya que somos el enlace entre SJ y sus ELFs mexicanas. Es bonito que te reconozcan tu trabajo, pero uno no está por reconocimiento, sino porque más personas tengan la fortuna de conocer o compartir el amor por el grupo”, comentó Beltrán en representación de Club ELF México.

El comienzo de una historia de amor

La historia del surgimiento de ELF no es tan mítico como algunos podrían pensar, pero fue sin duda con una promesa de amor como esta historia comenzó. En el 2005 Super Junior irrumpió en la escena del K-pop, un año después nació Ever Lasting Friends (ELF) bajó el color azul zafiro perlado.

Todo esto se suscitó en Corea de donde el grupo es originario, pero ni la distancia ni el idioma ha sido un impedimento para que en países como México y otras partes del mundo existan ELF apoyándolos a su manera. Todas ellas, sin importar su nacionalidad hicieron una promesa a Super Junior, en la que prometieron estar juntos sin importar nada, dándose amor y apoyo mutuo en las buenas y en las malas.

Fue hasta el 2013 cuando las ELF mexicanas podrían reunirse por vez primera con la agrupación, una fecha que seguramente quedó grabada en la memoria de cada una y en la que reafirmaron porque es que son uno de los fandoms más fuertes dentro del K-pop.

12 años de amor latino

La principal meta es poder participar en todos lo proyectos que les sean posibles para dejar en alto en nombre de sus países y dar muestra del cariño que hay en Latinoamérica por Super Junior. Un ejemplo de ellos es lo que realizaron por parte del club ELF Support MX y que llegó a oídos del grupo. “La idea tiene un año, todo ese tiempo nos llevó conseguir el espacio y la fecha. Simplemente nos avisaron que teníamos el permiso para abril y justo se confirmaba el SS7 en el país, fue una coincidencia”, comentó el fanclub.

Equipo de ELF Support MX en el proyecto que fue montado en el metro de la Ciudad de México con motivo del aniversario y regreso de Super Junior al país. Cortesía: ELF Support MX

Dentro de los proyectos suelen aliarse y pedir apoyo de otras bases, con la idea de poder obtener el mejor resultado posible y es algo que reconoce ELF Support MX, “fueron muchas las páginas y ELF que no ayudaron. Esperábamos darles un pequeño regalo. Pero superó todas las expectativas. El agradecimiento de ellos hicieron que valiera la pena cada uno de los obstáculos que se fueron presentando”, agregaron.

La edad y responsabilidades no se interponen en sus caminos. De ahí que podamos ver que Super Junior es un grupo tanto para grandes como para chicos, “Ser ELF significa ser feliz sin límites, poder hacer lo que sea sin importar mi edad ni tener miedo al ridículo”, confesó Lourdes Jiménez de 42 años, quien es contadora y además divide su vida entre la familia y el estar dentro de ELF Support MX.

Lourdes viajo a Corea del Sur para ver el regreso de Super Junior con el Super Show 7.

“Mi esposo me apoya con ese gusto, si tengo reunión o algo él me ayuda con las actividades de la casa. Todos saben que tengo mis horarios nocturnos para actualizar la página. Yo procuro hacer mis cosas de ELF los sábados para dejar a cada quien en sus actividades y luego reunirnos por la tarde noche, pero a mis hijas les encanta andar conmigo y ELF”, explicó Lourdes.

Las ELF en México han colaborado en distintos proyectos, conectándose con las bases de otras partes del mundo y con la principal que se encuentra en Corea. La tolerancia y paciencia es necesaria, pues al ser de países distintos el idioma puede llegar a ser un problema.

Un dia en la vida de una ELF

Un día como ELF es como el de cualquier otra persona, sin embargo hay pequeños detalles que los diferencia. Así lo han detallado las entrevistas, quienes reconocen que en cada pequeño detalles esta Super Junior y ellas como ELF están detrás de cada paso que los integrantes dan.

“Hay un poco de Super Junior en cada momento de nuestras vidas”, cuenta desde Argentina Gisela, quien trabaja en contabilidad y sigue a Super Junior desde 2012 cuando vió el drama Taiwanés Skip Beat!, donde Siwon y Donghae fueron protagonistas.

Foto: tomada del facebook de ELF Argentina

Gisela forma parte del fanclub ELF Argentina. Esta familia fue formada hace 7 años, en agosto de 2010 por Jessica, una joven argentina de la provincia de Misiones. Ella junto a otras 13 personas desde Ushuaia hasta la Quiaca gestionan y organizan los distintos proyectos para compartir información y amor por Super Junior, ya sea a la distancia por vía internet o reunidas de vez en cuando en el Caffee ELF que fundaron unos años atrás.

ELF Argentina ha hecho videos, compuesto canciones, colaborado con Hong Kong ELF y cosas más allá de lo posible. “Hemos regalado una estrella (Everlasting Love) y un pedacito de Luna”, cuenta con orgullo Paula, quien es estudiante, empleada, administradora de la página del fanclub y ELF de tiempo completo.

Paula tiene 28 años y conoció a Super Junior en 2009, más en específico a la subdivisión Suju-M, con su canción Super Girl. Al ver el video se preguntó “¿quién es ese chico de lentes? Era Donghae, (desde entonces) jamás dejó de ser mi bias”, cuenta.

Tanto para las ELF en el mundo como para las argentinas y mexicanas el significado de ser ELF es la amistad, una promesa que no sólo hacen con Super Junior sino con toda la comunidad de fanáticas alrededor del globo.

“Gracias a ELF mi vida tomó otro rumbo y conocí a grandes personas que hoy en día son mis amigas”, cuenta la estudiante de periodismo y fotógrafa argentina Daiana.

Una amistad que puede romper con barreras de cultura, tiempo, espacio e idioma. Paula cuenta que fue a un show de Super Junior en Taiwan y encontrarse con las ELF fue una grata experiencia, “me recibieron como en mi casa, me ayudaron con lo que no entendía y se acercaban a charlar conmigo cuando me veían esperando sola”.

“También es llevar una filosofía de vida” dice la mercadóloga y gestora cultural mexicana Daniela. Para ella los integrantes de SuJu son un ejemplo a seguir, uno donde dar el máximo esfuerzo y siempre hacer las cosas con amor dará grandes resultados. Quizá por ello los chicos se han mantenido en la cima después de trece años de carrera. Una trayectoria donde ELF y SuJu se apoyan entre sí para continuar con la música, los videos y las experiencias.

Para contarnos sobre su éxito, Paula responde “son capaces de flexibilizarse con las nuevas tendencias y expandirse hacia otras áreas también”. Muestra de ello fue su propuesta Lo siento, donde colaboraron con Leslie Grace y probaron unirse al sonido de las canciones en español y el flow actual en Latinoamérica. Una apuesta que pretende sumarse al fenómeno despacito recuperado por los artistas asiáticos, por ejemplo en las coreografías practicadas por 1MILLION Dance Studio o en presentaciones de patinaje como la del equipo coreano en los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018. “Viniendo de ellos, ¡nunca se sabe! Siempre son capaces de sorprendernos con nuevos conceptos” cuenta la administradora de la Fanclub de Argentina.

El poder de convocatoria que puede tener un fanclub dentro del K-pop es muy fuerte, simplemente hay que voltear a ver cada que un grupo anuncia su visita al país como pueden abarrotar el aeropuerto para esperar su llegada. Y la participación cada vez más visible de la comunidad latina dentro de tours, algo que hasta hace algunos años era un sueño.

Algo queda claro, la relación entre Super Junior y la familia ELF es recíproca e inquebrantable. No son uno sin el otro.

¡Feliz aniversario a todas las ELF!

Deja tus Comentarios

Aleida Guevara
Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón. Mi interés por la cultura coreana surgió con lo dramas, posteriormente me interese por el K-indie y el K-pop.