Extracurricular y NTH Rooms: reflejos de una grave realidad en Corea

Foto: Yonhap News

La serie Extracurricular y el caso de las Nth Rooms pueden ser un indicio de una problemática grave que afecta a Corea en la actualidad.

Por Diana Cervantes

El 29 de abril se estrenó la serie coreana de Netflix, Extracurricular, en la cual la trama principal de la historia se desarrolla en el manejo de una red de personas que brindan servicios de acompañamiento y de carácter sexual

En total anonimato a través de una aplicación personalizada, un adolescente de preparatoria opera la red con el fin de recaudar el dinero suficiente para cubrir sus estudios universitarios.

Esta descripción puede resultar perturbadora y muchos justificarán que los temas tan controversiales de prostitución y violencia que la serie maneja son sólo productos de un trabajo de ficción. 

Sin embargo, escalofriantemente existen muchos detalles y situaciones similares entre Extracurricular y las NTH Rooms, uno de los casos más grandes y abrumadores de abuso sexual y prostitución que sacude a Corea actualmente: grupos de chats en la aplicación de mensajería Telegram, donde se producía y distribuía material pornográfico y de abuso sexual, principalmente contra mujeres, al pagar a los administradores de los chats.

¿Ficción o más que eso?

Si bien Jin Han-sae, creador de la serie, mencionó que la trama no se basa en un caso particular, no podemos evitar relacionar muchos de los aspectos que engloban la historia con los detalles que conforman el caso de la red de chats, así como las distintas perspectivas que se aprecian en cuanto a los temas de prostitución, trata de personas y maltrato a la mujer dentro de la serie y que tal vez trascienden la simple ficción para dar luz a una problemática más grande en la vida real.

1.  Hombres jóvenes en control de contenido sexual contra mujeres

En ambas situaciones (Extracurricular y las NTH Rooms) los administradores de las redes eran hombres jóvenes. En la ficción Jisoo, un joven de preparatoria, en la realidad, el administrador de los grupos de chat en Telegram era Cho Joo-bin, un joven de tan sólo 24 años, quien difundió y produjo contenido sexual por estos grupos, los cuales contaban con más de 260,000 miembros, quienes pagaban aproximadamente $1000 dólares para tener acceso a toda clase de contenido sexual de mujeres.

La naturalidad y facilidad con la que Jisoo manejaba todo su negocio en Extracurricular podría sonar absurda si no fuera por este ejemplo tan claro y controversial, que nos hace reflexionar si en verdad es tan difícil como pensamos que un joven como Jisoo o Joo-bin puedan llevar a cabo este tipo de delitos y abusos en Corea, y con qué frecuencia se realizan sin que se haga algo respecto.

View this post on Instagram

Sospechoso de operar red surcoreana de torturas y abusos sexuales dice ser un “diablo sin freno”. El sospechoso de operar una trama “online” de torturas y abusos sexuales a decenas de mujeres en Corea del Sur se definió hoy a sí mismo como “un diablo sin freno” después de que la policía anunciara que transfiere la investigación del caso a la fiscalía. Al menos 74 mujeres, 16 de ellas menores, han sido víctimas de esta trama, conocida como “Nth room” o “Sala N” debido a las salas de chat en la aplicación de mensajería Telegram (llamadas Sala N1, Sala N2…) empleadas para difundir vídeos de los mencionados abusos a miles de usuarios que pagaron dinero por verlos. “Gracias por poner freno a la vida de un diablo sin freno”, dijo Cho Ju-bin, de 24 años, al salir, esposado y escoltado por policías de la comisaría del distrito de Jongno en Seúl ante una multitud formada por periodistas y también por personas que le han increpado y han pedido la condena más dura posible contra él. Cho, que lucía un collarín y un vendaje en la cabeza, ha sido después trasladado a la oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl para que lo investigue por múltiples cargos, incluyendo la vulneración de la ley para la protección de menores contra delitos sexuales. La policía cree que los operadores de la trama primero accedían a datos personales de las víctimas a través de distintos métodos para luego amenazar con difundir dicha información si no enviaban fotos de ellas desnudas. Leer más: www.derechopenalenlared.com #ChoJubin #CoreaDelSur #Telegram #Internet #Tortura #AbusoSexual #Noticias #DerechoPenalEnLaRed

A post shared by Aldo Rojas (@derechopenal) on

2. Costumbre a denigrar a la mujer

Durante toda la serie se pueden apreciar distintos momentos en los que las mujeres son sometidas a abusos, maltratos, violencia física o verbal, así como los estigmas con los que deben vivir día a día, sin el poder de confrontar a los hombres y responsables que las violentan. Tales son los casos de Minhee, quien sufre maltrato por su abusivo novio; y el acoso de Gyuri por parte del jefe de su madre.

Te puede interesar: Me Too: ¡No quiero ser bonita!

La realidad en el caso NTH Rooms es aún más cruel y perturbadora, pues los administradores de los chats buscaban a sus víctimas entre mujeres con baja calidad de vida, con problemas financieros graves o que vivieran de servicios de compañía o sexuales. 

Las engañaban tomando sus datos personales, así como su dirección, teléfono y fotos de su rostro. Pedían contenido sexual a cambio de dinero para después chantajearlas, extorsionarlas y presionarlas a la producción de contenido sexual

Te puede interesar: ¡A tu oppa no le gustas tanto!

Una de las víctimas de este caso explicó cómo no tenía otra opción más que ceder ante estos hombres pues, si intentaban salir, estos amenazaban con revelar sus datos, identidad y el contenido sexual que les obligaban a realizar.

3. Más que prostitución, casos de misoginia y odio

No olvidemos la impactante escena en Extracurricular donde vemos a una de las clientas de Jisoo luchar desesperadamente por su vida cuando un hombre la amarra, golpea y corta su cabello como parte de un horrible fetiche. Y, aunque queramos que esto fuera mentira, la realidad es más siniestra de lo que imaginamos.

Es sabido que entre los grupos de chats de las NTH Rooms existían diferentes servidores con contenido sexual específico para clasificar las fotos y videos que se subían, sólo por mencionar algunos se encontraban servidores con nombres como «slave room» (sala de esclavas) y «female child room» (sala de niñas).

Esto implica no sólo que entre las víctimas se encuentren menores de edad, sino que el abuso tan desgarrador que las víctimas soportaron es un preocupante indicador de la percepción que se tiene sobre la mujer y la facilidad con la que su dignidad puede ser brutalmente quebrantada. 

extracurricular-nth-rooms-abuso-mujeres
(Escena de Extracurricular donde se graba el maltrato a una mujer, situación similar en el caso NTH Rooms)

Antecedentes de Corea y el ciber-acoso sexual

Casos que involucran ciber-acoso, ciber-abuso y la difusión de contenido sexual sin consentimiento no son temas nuevos en Corea, sólo basta con mirar un par de años atrás a las protestas que miles de mujeres organizaron en 2018 para reclamar sobre el acoso que sufrían por spycams que se escondían en vestidores, baños e incluso residencias privadas.

Fotografía tomada de Twitter

Este fue sólo uno de los primeros indicios del grave problema que la sociedad coreana tenía en cuanto a la distribución de contenido sexual femenino sin consentimiento, y cuyo alcance se presentó incluso hasta en la industria artística con el escándalo de “Burning Sun” en 2019, donde se relacionó a reconocidas personalidades de la industria musical con un caso parecido al de NTH Rooms, donde compartían material sexual de distintas mujeres a través de un grupo de chat.

¿Qué está pasando en el mundo del Kpop?

Después de estos sucesos, medios como The Korea Herald y The Korea Times realizaron diversas entrevistas a personas de todas las edades y géneros respecto a este tema, en las cuales sólo se afirmó, de forma alarmante, la normalidad y ligereza que tanto la población como las autoridades le brindan a estos delitos de abuso y acoso sexual, en especial cuando se constituyen a través de medios digitales.

¿Qué se está haciendo al respecto?

Es claro que el problema sigue latente y que se encuentra arraigado a una mentalidad que va más allá de la aceptación de consumir contenido sexual o pornográfico, sino a una percepción denigrante de la figura femenina dentro de la sociedad y que empieza a reflejarse en medios masivos como con Extracurricular y su similitud con el caso NTH Rooms.

Extracurricular: estos estudiantes no son lo que parecen

Sobre esto, las autoridades se comprometieron a trabajar sobre sus leyes y reformar la gravedad con la que esta clase de delitos se castigan, así como crear una transformación en cuanto a la apatía social que se tiene en relación con crímenes sexuales en medios digitales.

Expertos como Cho A-Ra, educadora de salud sexual, han comentado que la gravedad de este caso podría ser un punto focal para un cambio de mentalidad para la sociedad coreana en cuanto a delitos sexuales, por lo que sólo el tiempo dirá si esto pueda ser suficiente para que miles de mujeres dejen de ser víctimas de estos abominables actos delictivos.

Deja tus Comentarios