Historia del cine coreano

Foto: koreanfilm.co.uk

Tras el reciente éxito de la película Parasite y el reconocimiento que obtuvo su director Bong Joon-Ho en el Festival de Cannes 2019, al recibir la Palma de Oro, el periodista y crítico de cine Diego Brodersen nos invitó a adentrarnos en la historia del cine coreano y a conocer otros éxitos cinematográficos de este país durante la charla “Historia del cine coreano”, que formó parte del ciclo Corea más cerca, en Buenos Aires, Argentina.

***

Por: Lucía Fernández Lucero

Este evento se realizó el martes 17 de septiembre en la Gran Sala del Centro Cultural Coreano en Latinoamérica, junto con otras actividades como el simposio “Industria del cine coreano: producción y distribución” y el festival Han Cine 2019, a fin de celebrar los cien años del cine coreano.

Foto: argentina.korean-culture.org

Los primeros años del cine

La producción cinematográfica comenzó en Corea en 1919. Sin embargo, en la actualidad solo se consiguen pequeños fragmentos de lo producido antes de las guerras. Además, durante la ocupación japonesa la producción era escasa, estaba vigilada a través de la censura y la mayoría estaba en el idioma japonés.

En los años 40, con la independización, resurge el cine coreano, o en palabras de Brodersen “llega el verdadero surgimiento del cine coreano”. En la actualidad, las películas se han destacado por tocar esos temas históricos y sociales vividos durante la ocupación y las guerras.

Con la recuperación de la independencia en 1945 surge una nueva generación de cineastas que celebran la resistencia coreana en un momento en que la industria del cine estaba devastada. Durante la época colonial, los cineastas se veían impedidos de producir cine local debido a que dependían de la industria cinematográfica japonesa, tanto para financiar la producción como para brindarles la tecnología necesaria. Es por ello que las temáticas de las películas se basaban en la propaganda del imperio japonés.

Las primeras películas coreanas

En 1946, particularmente, se estrena la película Viva la libertad (título original:자유만세, Jayu Manse, en inglés: Hurrah! For Freedom) dirigida por Choi In-kyu. Esta fue la primera película que se produjo después de declarada la independencia y fue la primera vez que se escuchaba el idioma coreano en el cine.

En 1954, se produce The Hand of Destiny (título original: 운명의 손, Eunmyeongui son). Una película sobre amor y espionaje, dirigida por Han Hyeong-mo, que tiene como dato curioso que es la primera película que contiene una escena de beso. 

Han Hyeong-mo también dirigió en 1956 Madame Freedom (자유부인 – Jayu buin), que se convirtió en el primer blockbuster coreano. La película hacía referencia a temas presentes en ese momento como el occidentalismo, el rol de la mujer y la “reivindicación” de los valores conservadores.

En términos generales, el primer año después del fin de la guerra de Corea fue un periodo de formación de la industria cinematográfica que contó con aproximadamente 16 títulos nacionales. Cinco años más tarde, contaban con aproximadamente 100 títulos.

El cine coreano se convirtió en una industria, con una mayor producción y un mayor despegue escenográfico. Los temas tratados en las películas del siglo XXI coincidían con las del siglo anterior. Más adelante proliferaron los géneros populares: terror, acción, comedia, drama, etc. Esto hizo que el cine coreano se haga muy popular dentro del territorio coreano.

La época de oro

La era de oro del cine coreano transcurrió entre los años 1955 y 1962. Se pasó de una producción ínfima a unas 120/130 películas por año. Surgieron directores con estéticas diversas y géneros diferentes.

The Housemaid (título original:하녀, Hanyeo) es una película de 1960 dirigida por Kim Ki-young. Este film ponía el rol de la mujer como elemento desestabilizador. En 1961, Yu Hyun-mok dirigió la película The aimless bullet (título original: 오발탄, Obaltan). La película es una tragedia que describe y critica a la sociedad de ese momento. No se trató de un éxito comercial, pero sí triunfó en festivales.

Historia-cine-coreano-housemaid-1960
Foto: hangulcelluloid.com

En 1962 con el inicio del periodo de gobiernos represivos hubo un endurecimiento de la censura en el cine. Es por ello que unos meses antes del cambio de gobierno se censura The aimless bullet.

Comenzando la década del 70 se cercena la creatividad en la industria del cine. Paradójicamente, hubo un crecimiento en la producción, pero se trataban de unas pocas empresas que producían unas 6 o 7 películas de poca creatividad para poder lanzar una película extranjera.

El boom   

En los 80 se produce el boom de la industria del cine coreano y coincide con la democratización de la sociedad, con la aparición de la escuela de cine, con la aparición de festivales de cine en 1999 y con la cuota de pantalla que mantenía cierto tiempo las películas en cartelera. En comparación con los años 70, la producción era un poco menor, pero contaba con un gran público.

MEMORIAS DE UN ASESINO
Memories of murder es tal vez la película más famosa del aclamado director de cine Bong Joon-ho.

Otros títulos que se nombraron a lo largo de la charla fueron: Peppermint Candy dirigida por Lee Chang-dong  en 1999 (박하사탕), La esposa del buen abogado dirigida por  Im Sang-soo  en 2005 (바람난 가족), Memorias de un asesino dirigida por Bong Joon-ho en 2003 (살인의 추억) y Secret Sunshine dirigida por Lee Chang-dong  en 2008 (밀양).

El periodista y crítico de cine dio por concluido el evento después de nombrar a los tres directores que forman “la santa trinidad del cine coreano”: Hong Sang Soo, Kim Ki Duk, Lee Chang Dong.

La escuela de los cineastas surcoreanos

Deja tus Comentarios