Japón inventa el primer cubrebocas inteligente

Japón inventa el primer cubrebocas inteligente
C-Mask el primer cubrebocas inteligente inventado por una empresa japonesa
Por Yazmin Galindo

La empresa japonesa Donut Robotics, desarrolló un cubrebocas inteligente con la finalidad de facilitar la comunicación con el uso del cubrebocas en esta nueva normalidad.  

El uso de las mascarillas o cubrebocas en muchos países se volvió una necesidad de la noche a la mañana. Este no fue el caso de países como China, Corea y Japón en donde la población estaba más familiarizada con esta práctica, no sólo a raíz de la pandemia por COVID-19.  

Las razones que llevaron a estos países a implementar el uso de mascarillas son un poco diferentes a las actuales. Su uso fue debido a la contaminación presente en el ambiente desde hace ya varios años.    

Incluso en estos países asiáticos el uso del cubrebocas en ocasiones va más allá de la protección, también es un asunto de moda y tendencia.  

Por eso no es de extrañar que Japón, uno de los países más innovadores en tecnología ofrezca soluciones ante las medidas que se implementarán para retomar algunas actividades suspendidas por el coronavirus. 

La empresa Donut Robotics, proveniente de Japón dio a conocer lo que sería el primer cubrebocas inteligente. El nombre de dicha mascarilla es C-Mask y como lo menciona la página de internet de la empresa, ayuda a combatir el coronavirus.   

«Trabajamos duro durante años para desarrollar un robot y utilizamos esa tecnología para crear un producto que responda al modo en que el coronavirus ha cambiado la sociedad», dijo Taisuke Ono, director ejecutivo de Donut Robotics.  

El objetivo de esta mascarilla es ayudar a la comunicación eficaz entre personas en sus actividades diarias como compras, reuniones de trabajo, citas médicas.

Es importante mencionar que el cubrebocas inteligente debe usarse en conjunto con algún cubrebocas de protección para evitar la propagación del virus.  

¿Qué tan útil es la C-mask?

Las funciones de la C-Mask abarcan desde llamadas, amplificar la voz, enviar mensajes de texto, hasta traducir de japonés a otros 8 idiomas. 

El proceso se realiza mediante un smartphone conectado vía bluetooth, esto sin la necesidad de quitarse el cubrebocas o acercar el smartphone al rostro.  

Aunque los primeros 5,000 ejemplares de la C-Mask se venderán únicamente en Japón por alrededor de 40 dólares, la empresa plantea llevarla próximamente a más países.   

Sin duda la experiencia previa que contaban en el continente asiático con las mascarillas pudo ser de ayuda para la invención de este nuevo artefacto.  

Deja tus Comentarios