K-pop y su apuesta por el pop latino

Este año hemos sido testigos de la fusión del K-pop con la música latina, incluso vimos a una de las bandas más legendarias de Corea en ser los primeros en hacer una colaboración con artistas latinos.  Pero, ¿por qué es el momento idóneo para introducirse a la industria musical latina?

El K-pop (pop coreano) ha tenido un gran apogeo en México, en los últimos años el crecimiento de seguidores por este género ha ido en aumento junto con el número de conciertos que se realizan. Hace unos 10 años era inimaginable tener un concierto de alguno de estos grupos  en el país, pero fue justamente la tecnología y el Internet los que permitieron mostrar la popularidad y el amor por este género en el territorio.

La historia del pop coreano es, en sí misma, un fenómeno interesante de observar. Su exportación al extranjero a través del llamado hallyu (ola coreana) ha permitido llevar toda una cultura, desde la música, comida, hasta el idioma, a lugares que distan mucho de la suya. Culturas distintas pero que gracias a las letras pegajosas, rutinas de baile perfecto y la moda le permiten sumar cada vez más adeptos.

Concierto de BigBang en México
Bigbang se adueñó de la Arena Ciudad de México. Foto: Renata Tarragona.

“El K-pop se ha adueñado de la escena de dos décadas para acá, sobre todo en la última. Es una ventana directa para estar en contacto con la juventud y es gente que tiene un gran nivel de convocatoria. Estos idols les hacen llegar a sus fans mensajes  pacifista, de tolerancia, armonía y una serie de cosas que no toda la música lleva”, comenta en entrevista con Mario Lafontaine, productor y especialista de música en Farándula 40.

Según datos estadísticos que la plataforma de streaming Spotify en México brindó a K-magazine, el K-pop en el país cerró durante el 2017 con un incremento de streams del 358%*, mientras que a nivel Latinoamérica el incremento fue del 298%*, esto en comparación con los datos registrados durante el 2016.

Hasta entonces el Top 10* de artistas más escuchados en la plataforma en nuestro  país era liderado por el grupo BTS, seguido de EXO, mientras que el grupo veterano BIGBANG se ubicaba en el tercer puesto. Estos datos no son muy diferentes a los que se registraron en la región latinoamericana con excepción de que el tercer puesto es para el reciente grupo de chicas BLACKPINK.

PSY ganó fama mundial con su canción Gangnam Style

Este año fuimos testigos de cómo una industria puede diversificarse, no es mentira cuando decimos que el K-pop constantemente está mutando. Aún el mercado estadounidense sigue siendo su objetivo central, ejemplos hay muchos, pero los más claros de su éxito son el de PSY con Gangnam Style y ahora el fenómeno de BTS.

Ahora parece ser que el siguiente reto para estos visionarios del K-pop es el mercado latinoamericano, una región totalmente desconocida, opuesta, no sólo musicalmente hablando, también en idioma y cultura. Sin embargo, comparten una historia por las boybands dentro de su música.

Lafontaine explica que el pop coreano no es algo nuevo, pero sí es algo que le corresponde a las nuevas generaciones millennials,  cuyas madres o hermanas mayores crecieron con el boom de las boybands que se dio a partir de los años 70, principalmente con el grupo Menudo en la región hispanohablante.

“A partir de la década de los 90 surgen en Estados Unidos grupos como los Backstreet Boys y NSYNC, quienes sirvieron como inspiración e influencia para el género, pero sin duda la mayor figura del K-pop es Michael Jackson, menciona.

De latinoamérica para el mundo

El efecto que trajo consigo la canción Despacito de Luis Fonsi con Daddy Yanke fue en parte la responsable de poner en la mira a la música latina y urbana. La canción se colocó como el vídeo más visto en la historia de Youtube con 4, 600 millones de vistas, esto antes del hackeo del mismo. No hubo quien no se contagiara con la sensualidad de la canción y realizara covers, como lo fue el de Taemin de Shinee quien la presentó  durante su visita en Chile con el Music Bank.

Luis Fonsi declaró en entrevista con la BBC que lo único que quería era “poner a la gente a bailar” y que estaba orgulloso de que “una canción acerque pueblos y culturas”, y sí que lo consiguió.

Otra canción que ha tenido buen recibimiento, aunque no al grado de Despacito, es Havana de la cantante Camila Cabello, de origen cubano-estadounidense, que generó un gran interés por el pop latino, teniendo presencia en los charts coreanos, incluso grupos como Mamamoo y VIXX han realizado covers de la misma.

“Hablando en términos musicales, la polinización cruzada de los géneros latinos también ha expandido las posibles audiencias, ya que celebridades del mundo del reguetón, el dembow, la bachata, el trap latino y el pop más tradicional se mezclan, dando lugar a una nueva generación de artistas versátiles”, menciona The New York Times en un artículo que analiza el efecto  Despacito y el futuro del pop latino luego de esta.

Además, agrega que este sonido llegó en un momento en el que el pop estadounidense se encuentra inspirado por el Caribe y las influencias “tropicales”, notables en artistas como Drake, Rihanna o inclusive en Sorry de Justin Bieber. Provocando que se mire hacia estos artistas que representan al pop latino, dejando de lado la barrera del idioma y permitiendo que “las colaboraciones se inclinen cada vez más hacia el español”.

El K-pop y su búsqueda por conquistar el pop latino

Durante mucho tiempo el inglés se volvió fundamental dentro de las canciones del K-pop, pues al cantar en ese idioma les abría las puertas a la industria, principalmente, estadounidense. Tan así que en el mundo del K-pop, son más las colaboraciones con artistas occidentales, como lo fue el caso de Nicki Minaj con BTS.

Ahora, al hacerlo con el español no sólo buscan conectar con sus fans hispanohablantes, sino que también adentrarse en esta industria. Y así han llegado artistas que optaron por incursionar en el pop latino como: KARD, Jimin de AoA con Hallelujah, SF9 con O sole mio, Mamamoo con Egotistic y por supuesto Super Junior con Lo Siento.

Mientras que otros se han atrevido a cantar en español, como lo hizo recientemente GOT7 que, aprovechando la coyuntura, han sido los segundos en realizar una canción totalmente en castellano, pues los primeros en adelantarse a esta oleada fue el grupo de Lunafly con un álbum completamente en este idioma en el 2015. Y, al parecer, ahora Super Junior

Grupo Mamamoo, concepto en su canción Egotistic que fusiona el pop latino con el K-pop

“Estoy sorprendido que haya fans mexicanos y latinoamericanos que pueden hablar bien coreano y logren comunicarse con nosotros. Nosotros también nos prepararemos en español y volveremos”, contestó sorprendido Yesung, integrante de Super Junior en la entrevista exclusiva con K-magazine.

¿Pero qué tan latino es esto? El experto en música, asegura que la fusión del K-pop con el pop latino es más poética: “No suena a urbano, las letras son más sutiles, poéticas y elegantes. No caen en el erotismo tan vulgar al que suele caer el género urbano”, afirma.

¿Entonces a qué suena? “Los veo cercanos a artistas como Camila Cabello o artistas que tiene influencia latina en la sangre. Para nada los veo cerca de un J Balvin, Don Omar, Maluma o del mismo Ricky Martin, los veo más del lado del R&B con toques de Hip-Hop que puede caer en el español como si fuera género urbano”, agrega.

Super Junior, pioneros en la expansión del K-pop en América Latina

Todo esto nos deja entender el por qué ahora el pop latino se ha podido fusionar a la perfección con el K-pop, tanto que por primera vez en la historia veremos a Super Junior, unos de los grupos con mayor trayectoria en el género, unirse en una colaboración con el grupo mexicano Reik y que convierte a la industria musical mexicana en su siguiente apuesta.

Super Junior, el grupo veterano que debutó en el 2005, conocidos por la prensa como los “Reyes del hallyu”, han sido los primeros en abrir una nueva puerta para el K-pop en América Latina con Lo siento.  Aunado a esto, también son los primeros y únicos hasta el momento en colaborar en dicha canción con artistas latinos, como lo fue con Leslie Grace, cantante estadounidense de origen dominicano, y el dúo Play-N-Skillz.

El K-pop en México y América Latina se convirtió en un tsunami difícil de detener. “Hay una fuerte presencia del K-pop en México, existen programas como Venga la Alegría, Farándula 40, Alta Definición con Álvaro Cueva, que se abren a algo que ya no puede ser ignorado, algo que está creciendo”, puntualizó Lafontaine.

Es un hecho que el pop latino es el nuevo descubrimiento del K-pop y el idioma español ha comenzado a tener importancia para estos idols. No sabemos cuánto tiempo sea el que dure esta relación, pues el K-pop suele perecer constantemente con el fin de una generación.

Aun así, es el momento de Latinoamérica y el tiempo en que los fans puedan crear lazos más fuertes a través del K-pop, convirtiéndose en, como diría Lafontaine: “La banda sonora de una generación en la búsqueda”.

*Estos datos pueden variar conforme sean actualizados. 

Deja tus Comentarios

Aleida Guevara
Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón. Mi interés por la cultura coreana surgió con lo dramas, posteriormente me interese por el K-indie y el K-pop.