La historia de Innocent man

“No debes abandonar tu sueño, así que vete ya” es una frase llena de amor y desesperación ante una situación que se ha salido de control, pero que al mismo tiempo encierra un mar de esperanzas hacia un amor legítimo y desinteresado. Esta es la frase con la que Kang Ma Roo empezaba a limpiar la escena del crimen.

Hay historias que cautivan y otras que te hacen un mar de sentimientos encontrados, algunas veces en que amas a los personajes pero terminas odiándolos o viceversa, esto mismo pasará cuando veas Innocent Man el drama que actualmente está siendo transmitido por Mexiquense TV.

Este drama es protagonizado por Song Joong Ki (Kang Ma Roo) y Moon Chae Won (Seo Eun Gi) con una extensión de 20 capítulos, de los cuales les dejamos esta reseña para que se animen a verlo.

Ma Roo, un chico lleno de vida y de buen corazón, es un estudiante de medicina con la responsabilidad de cuidar de su pequeña hermana enfermiza Kang Cho Ko (Lee Yoo Bi). A pesar de las constantes enfermedades de su hermana, él es muy feliz, sobre todo en compañía de su novia Han Jae Hee (Park Si Yeon), de la que está ciegamente enamorado. Para su mala suerte, Jae Hee es una chica que no se siente afortunada en la vida a pesar de tener un chico bueno a su lado.

Una noche, Ma Roo recibe una llamada preocupante por parte de su novia, quien le dice que se encuentra en un grave problema y que necesita de su ayuda como doctor. En breve Ma Roo llega al motel donde se encuentra Jae Hee. Ahí descubre, en primera instancia, el cuerpo de un hombre tirado en el suelo con un charco de sangre a la altura de su cabeza y a su novia en un rincón lejos del cuerpo, llorando. Tembloroso y desconcertado Ma Roo revisa el cuerpo, percatándose de que estaba ya sin vida, mientras Jae Hee repite una y otra vez que ella no lo ha matado.

Pasan varios minutos en lo que Jae Hee explica lo que ha sucedido, reprochando que su vida ha terminado con este hecho, si se entrega a la policía. Ma Roo le suplica a su novia  que tiene que dar aviso a la las autoridades, explicando que todo ha sido en defensa personal, pero nada de esto la convence hasta el punto de intentar quitarse la vida con un vidrio roto del suelo.

Es aquí donde el amor puede hacer milagros.  Ma Roo decide culparse por el asesinato, limpiando de la escena las posibles huellas de su amada, para que ella pueda seguir con su vida normal y cumplir su sueño de ser una gran reportera. Así Kang Ma Roo es sentenciado a 5 años de prisión por asesinato.

Jae Hee al haberse salvado de ir a prisión, se acerca a un hombre mayor y rico, con el que se casa para salir de la pobreza en la que vivía. El hombre tiene una hija prácticamente de la misma edad, llamada Seo Eun Gi, ella es una chica con un fuerte temperamento, que se convierte en la enemiga de “la amante de su padre”, además la sucesora del grupo Taesang y ahora la hijastra de Jae Hee.

Tras el paso de 6 años, Ma Roo ahora es una persona completamente diferente, dejando atrás al chico bueno, para convertirse en un rompecorazones que juega con las mujeres y a las que a veces les saca algo de provecho con lo que puede vivir bien.

En una de sus tantas aventuras con una chica en Japón, en su vuelo de regreso, alguien en el avión solicita la ayuda de un médico, puesto que una chica está inconsciente y necesita ser atendida. Él, con sus pocos conocimientos en medicina, decide atenderla, topándose con Jae Hee quien dijo ser la madre de la chica inconsciente.

Kang Ma Roo, al encontrarse con Jae Hee por primera vez después de tanto tiempo, aún guarda una pequeña esparzanza de que ella puede volver con él, pero ella sólo cree conveniente pagarle con una fuerte suma de dinero por haber salvado la vida de hijastra, dinero que Ma Roo rechaza y situación que lo hace enfrentar a la policía de nuevo, ya que Jae Hee lo acusa de haberla chantajeado con dicho dinero.

Es entonces cuando el corazón de Ma Roo se destruye por completo, el odio y la sed de venganza se apoderan de él.

Se dice que del odio al amor sólo hay un paso, pero es verdad también que del amor al odio sólo tienes que dar otro y así sucesivamente. En este caso Kang Ma Roo da ese paso que le faltaba y aunque le duele, crea todo un plan para vengarse de la mujer que un día amó.

Aquí la historia empieza a tener un giro inesperado, puesto que en primera instancia Ma Roo se acerca a Seo Eun Gi para utilizarla como una pieza de su plan. Lo que él no toma en cuenta es cómo se desencadenan las cosas. Eun Gi con el trato constante hacia Ma Roo, empieza a tener sentimientos reales por él, pero no tiene la más mínima idea de lo que sucedió entre él y su madrastra.

En un momento de reflexión Ma Roo se da cuenta que su plan se le ha salido de las manos y que las cosas no continuarán como lo había planeado en un principio, puesto que se ha enamorado de verdad de Eun Gi.

Pero para aportar en la mala suerte de este hombre, Eun Gi se entera de que ha sido pieza de una venganza por parte de Ma Roo. Ya en este punto es importante mencionar que el padre de Eun Gi estaba muy delicado de salud y fallece la misma noche en que se entera de la venganza. Conmocionada por ambas situaciones Eun Gi se sube a su auto y conduce a toda velocidad. En el camino se topa de frente con el auto de Ma Roo, ninguno de los dos se detiene, y se estrellan de frente en un túnel.

Después de accidente Eun Gi es reportada como desaparecida, es buscada por un año entero, hasta que por casualidades Kang Ma Roo se la encuentra con unos niños que se burlaban de ella al no saber escribir bien, pero ¿qué no se supone era una chica empresaria que hablaba hasta 3 idiomas? la respuesta es sencilla, ella después del accidente perdió su memoria y quedó al cuidado de una mujer por todo ese tiempo.

Por otro lado, lo único que logra recordar vagamente es el nombre y el nombre de Ma Roo.

En esta parte la historia da otro gran giro, puesto que Eun Gi perdió la memoria, está siendo escondida para que Jae Hee no la pueda encontrar. Al menos hasta que recupere su memoria para poder tomar el control de la empresa de su padre. Ma Roo la encuentra y ahora él también se ve involucrado en mantener oculta a Eun Gi y ayudarla a recuperar su memoria pero también teme que al hacerlo recuerde todo sobre la venganza.

Gracias a los cuidados que tiene Eun Gi logra recuperar todos sus recuerdos, así como los sentimientos que tenía por Ma Roo. Ya después de un montón de líos y problemas que se desencadenaron con la muerte de su padre, los fraudes y las mentiras también salieron a luz, perjudicando a Jae Hee, a quien no le queda más que renunciar a todos los bienes de su marido difunto.

El accidente de auto que Ma Roo tuvo le dejó repercusiones, por si se preguntaban si había salido bien del suceso, este le ocasionó un daño en el cerebro que puso en riesgo su vida, pero nunca hizo caso de ello hasta que después de un desmayo el doctor le indicó que debía someterse a una operación con una probabilidad del 50/50.  Así que antes de someterse a dicha operación, deja en claro todos sus asuntos.

Justo cuando lo van a operar, sale en busca de Eun Gi para confesarle su amor, pero en este reencuentro es apuñalado y queda inconsciente en el suelo. Para esto, la escena cambia y nos muestra a una Eun Gi feliz visitando a un doctor, y vaya sorpresa, el doctor es Ma Roo, que le cuenta a una niña que ha sufrido de prosopagnosia, después de una cirugía hace mucho tiempo, lo que le impide recordar a las personas de su pasado, así como sus sentimientos por dichas personas.

La escena final es básicamente Eun Gi y Ma Roo sentados en una banquita donde él le entrega a ella una cajita con un par de anillos, dejándonos a la imaginación si realmente no puede recordar su pasado o simplemente lo ha dejado atrás para ser verdaderamente feliz, esta vez junto a la mujer que ama.

El drama nos deja muy a juicio de nosotros el final, ya que puede ser que él recuerde todo (por la su sonrisa del final) o que la vida le ha dado una nueva oportunidad borrando de su mente todo lo malo que vivió siendo un hombre inocente.

Deja tus Comentarios

Mariana García
Licenciada en mercadotecnia y publicidad, dramática de alma y corazón. A veces soy kawaii