La llegada del Cristianismo a Corea

A diferencia del pensamiento que se tiene sobre las creencias en Corea, en el que se suele considerar que la mayoría es de religión budista, esto no es así. La religión que predomina actualmente en Corea del Sur es la cristiana en sus diferentes modalidades.

De acuerdo con el último censo realizado en Corea del Sur en el año 2015, más del 45% de la población se considera sin una religión. Por otra parte, con respecto a los que sí pertenecen a alguna religión, el cristianismo ocupa un 31% que lo posiciona como la religión dominante. Asimismo, dentro de esta rama, un 19% son protestantes, a esta vertiente le sigue el catolicismo con un 8%. En cuanto al budismo en Corea, esta religión no teísta cuenta con un 23% de fieles creyentes.

***

Pero ¿cómo llegó el cristianismo a la península? La religión católica-cristiana arribó a tierras coreanas en el año 1603. Fue introducida por diplomáticos coreanos que encontraron en sus viajes al japón y a Manchuria una nueva y atractiva fe proveniente del lejano occidente. Dicha nueva fe en sus inicios no fue bien recibida por las autoridades de la vieja Dinastía Joseon. Incluso en 1758 el rey Yeongjo hizo que la práctica de la fe cristiana se considerará un acto ilegal y era castigado hasta con la muerte.

En 1801 la reina consorte Jeongsun, quien estuvo al frente del país por 5 años, ordeno una persecución masiva de coreanos creyentes católicos como una medida para erradicar la propagación de dicha fe. Sin embargo, la medida no tuvo el éxito esperado y la propagación de la fe católica-cristiana continuó de manera clandestina.

Después, en 1884, a finales de la Dinastía Joseon el médico y misionero presbiteriano, el Dr. Horace Allen, se convirtió en el primer misionero protestante en residir en Corea. El Dr. Allen  fue un persona bastante allegada al emperador, quien por sugerencia del Dr. Allen fundó el Hospital Severance en la actual capital de Corea del Sur; dicho edificio en la actualidad forma parte del campus de la Universidad de Yonsei en Seúl.

En los años siguientes la población cristiana-católica aumentó. Se considera que durante 1900 al menos el 2% de la población ya era cristiana. Además, con la llegada de militares estadounidenses a la península debido a la segunda guerra mundial esta cifra se incrementó.

Actualmente, y aunque la mayoría de las personas que tienen una fe sean principalmente cristianas, las fiestas religiosas propias de dicha creencia como la navidad no tienen la misma importancia que en el occidente.  Tal como te lo contamos en esta nota previa 

 

Deja tus Comentarios

Joey Rivas
-Lic, en Administración por la UNAM -Certificado en idioma coreano y chino -Interprete y traductor -Apasionado de la cultura asiática