¿Quiénes son los candidatos a la presidencia de Corea del Sur?

presidencia de Corea del Sur

Por Cintli Cárdenas

Esta mañana se llevaron a cabo las elecciones a la presidencia de Corea del Sur. En este proceso, en el que oficialmente participaron 14 candidatos (el número más grande en la historia de Corea del Sur), el electorado definirá quién será su decimosegundo presidente.

En K-Magazine hemos preparado especialmente para ti el perfil de los cinco primeros candidatos que buscan encabezar el liderazgo del país en un momento clave para su devenir histórico, pues se trata de una elección prematura producto de la decisión de la Corte Constitucional de adelantarla como resultado del llamado Impeachment o destitución de la presidenta Park Geun-hye.

A la espera de los resultados oficiales, te dejamos este el perfil de los candidatos conforme aparecieron en las boletas electorales.

Número 1: Moon Jae-in, Minjoo Party

El abogado especialista en derechos civiles, y quien fuera contendiente en las elecciones pasadas de 2012, es ahora el favorito en encuestas de opinión; al primero de mayo de 2017 obtuvo un 44.1 por ciento de índice de aprobación entre la ciudadanía, según Realmeter Survey.

Moon Jae-in, quien perdiera las elecciones pasadas ante Park Geun-hye, es un político progresista proveniente del Partido Minjoo, ahora el partido mayoritario en la Asamblea Nacional. Antes de convertirse en un fuerte contendiente presidencial, Moon fue activista en favor de los derechos humanos junto con el ex presidente Roh Moo-hyun, convirtiéndose en uno de sus aliados más cercanos desde su puesto como jefe de personal de la oficina presidencial de Roh entre 2003 y 2008. Moon también ha legislador de la Asamblea Nacional.

Las promesas de campaña de Moon dan prioridad a lo doméstico: restaurar la confianza pública en la estructura gubernamental; incentivar el empleo a través de la creación de 810 mil trabajos en el sector público; hacer frente a la in-equidad de ingresos; aumentar impuestos sobre aquellas entidades que marcan ingresos altos, por mencionar algunas.

En el ámbito regional e internacional, Moon propone una postura más suave con Corea del Norte y en línea con el ex presidente Roh. A diferencia de los candidatos de extracción conservadora, Moon buscará un acercamiento con su vecino del norte a través del diálogo. Sin embargo, también es proponente del armamentismo de Corea del Sur en caso de alguna eventualidad militar con Corea del Norte.

En lo que respecta a los Estados Unidos, Moon ha mantenido una postura neutral y con mesura, en especial ante el tema de la instalación, por parte de los estadounidenses, del sistema antimisiles THAAD en territorio surcoreano (Smith, 2017; Choi J., 2017, Choe, 2017).

La base de apoyo de Moon es mayoritariamente joven. Según Kim Hooyeon (2017) el 53% de personas entre 19 y 29 años lo apoyan, mientras que de los votantes mayores de 60 años, sólo el 17% pretende votar por él.

Moon es reflejo de la cada vez mayor polarización ideológica en Corea del Sur, reflejada principalmente entre las generaciones jóvenes y más viejas, por lo que la carta progresista de este candidato es a su vez un arma de doble filo, su más grande ventaja y desventaja.

Número 2: Hong Joon-pyo, Liberty Korea Party

En representación de lo que quedó del partido de la destituida Park Geun-hye, Hong Joon-pyo simboliza el lado más conservador de la contienda, la antítesis del candidato Moon Jae-in, y como tal una de las fuentes de polarización ideológica nacional. Aunque sus índices de aprobación gozan de un bajo 16.6%

Hong llama la atención por su énfasis en la seguridad nacional y su abierta postura a favor de los chaebols o conglomerados, cuyo poder en la economía surcoreana e influencia en algunos políticos resulta en un tema controversial para algunos sectores de la población que relacionan a los chaebols como uno de los males contemporáneos del país.

En lo que respecta a la seguridad nacional, Hong tiene una postura dura hacia Corea del Norte y no sólo está a favor de la instalación del sistema antimisiles THAAD sino que propone instalar armas nucleares tácticas en territorio surcoreano, lo que haría aún más difícil las negociaciones con Corea del Norte y posiblemente el mantenimiento de paz en la península.

El candidato conservador tiene una amplia experiencia política, primero como fiscal del país y luego como gobernador de la provincia de Gyeongsan del Sur, puesto del que renunció para contender en estas elecciones. Su base de aprobación se encuentra en la población de sesenta años y más.

Número 3: Ahn Cheol-soo, People’s Party

Se reconoce por llegar al escenario político con una imagen fresca y audaz, ya que su carrera por mucho tiempo estuvo fuera del servicio público pero muy dentro del ojo ciudadano. Ahn, médico de profesión y posterior ingeniero de software, es uno de los fundadores de una empresa tecnológica desarrolladora de un programa de antivirus ampliamente usado en el país por hacerlo del dominio público y gratuito.

También es profesor de la Universidad Nacional de Seúl; ha buscado entrar en la política desde 2012 como contendiente en la carrera presidencial de aquel año, que dejó a último momento para favorecer al entonces candidato Moon Jae-in, en contra de Park Geun-hye.

En un principio, Ahn se desarrolló dentro del esquema progresista en la política del país. Sin embargo, después de renunciar a su candidatura presidencial en 2012 y que se convirtiera en uno de los legisladores dentro de la Asamblea Nacional, su giro progresista se volvió pragmáticamente al centro –un lugar extraño entre los progresistas y los conservadores–.

Como persona del centro, Ahn fundó el llamado People’s Party y es líder moral de éste, aunque es un partido de presencia minoritaria en la Asamblea Nacional, lo que pone en tela de juicio su papel en caso de llegar a ser presidente, con tan poca representación en la legislatura de su país.

Aunque famoso académico y desarrollador web, Ahn es considerado un novato en la política y por tanto incapaz de ser un líder fuerte, crítica que ha capitalizado a su favor al señalar que “no se trata de cuanta experiencia gubernamental se tiene sino de cuánto bien puedes hacer en tu posición”.

Sus posturas en campaña reflejan su posición en el centro ideológico, ya que por un lado quiere diálogo con Corea del Norte pero no lo considera un fin como tal, más bien su objetivo principal es tener una seguridad nacional fuerte para que los surcoreanos sean libres de amenazas del vecino del norte. En línea con esta postura, Ahn se muestra favorable a la instalación del THAAD, un asunto que divide a conservadores y progresistas, aunque durante el año pasado cuando se supo la noticia de la instalación del THAAD el ahora candidato se opuso.

En otras posturas, el centrista Ahn y el progresista Moon coinciden, por ejemplo,en combatir la in-equidad de ingresos que se ha convertido en un problema especialmente en las nuevas generaciones. Asimismo, ambos buscan investigar a los grandes conglomerados empresariales que han dominado la economía del país por décadas, como se evidenció en el reciente escándalo que llevó a la destitución de Park Geun-hye.

En lo que respecta a las relaciones con Japón, tanto Ahn como Moon buscan revisar el controversial acuerdo entre Japón y Corea relacionado con las esclavas sexuales coreanas durante la ocupación japonesa, que aún son un tema recurrente en círculos políticos y ciudadanos del país. Finalmente, ambos enfatizan la importancia de mantener la alianza militar con Estados Unidos.

Mientras que al principio de la contienda electoral Ahn tuvo un meteórico aumento de popularidad en las encuestas, posicionándolo como un serio contendiente de Moon Jae-in e incluso alcanzando el 31 por ciento en preferencias electorales, en contraposición con Moon (que para el 17 de abril tenía un 36% de intención del voto), últimamente Ahn ha caído como un serio contendiente, supuestamente por su pobre desempeño en los debates presidenciales que hasta el momento se han llevado a cabo. Así, al 1 de mayo Ahn Cheol-su conserva un modesto 28.8% de preferencias.

Número 4: Yoo Seong-min, Baerun Party

Como personaje cercano a Park Geun-hye, Yoo Seong-min se desempeñó como líder de piso del extinto partido Saenuri en la Asamblea Nacional, hasta que cayó de la gracia de la entonces presidenta en 2015.

Sin embargo, Yoo continuó en la política y en las elecciones para renovar a la Asamblea Nacional del año pasado, ganó un lugar en la nueva legislatura como candidato independiente y fue llamado nuevamente a las filas del partido Saenuri.

A raíz del escándalo en el que estuvo envuelta Park Geun-hye a finales de 2016, Yoo junto con otros asambleístas del Saenuri, cortó lazos con la entonces presidenta y formó su propio partido, el Baerun, dividiendo con ello al fuerte partido conservador en el poder.

Ahora, como contendiente presidencial por el partido que lidera, Yoo propone impulsar un nuevo conservadurismo, en oposición directa con el Liberty Korea Party. En lo referente a la economía nacional, Yoo propone reducir el número de trabajadores irregulares, subir impuestos corporativos y combatir el dominio arraigado de los grandes conglomerados en la economía del país.

Sin embargo, su popularidad en encuestas no alcanza los dos dígitos y al primero de mayo mantiene un índice de aprobación del 5.6%, por lo que no se espera que tenga un buen desempeño en los resultados electorales.

Número 5: Sim Sang-jung, Justice Party

Con un legado de activismo laboral de 25 años y una amplia experiencia política que la respaldan, la fundadora y líder del minoritario Partido de la Justicia participa por tercera vez en una contienda presidencial con una plataforma abiertamente progresista.

Sus propuestas incluyen políticas a favor del medio ambiente así como para fortalecer al ministerio del trabajo y mejorar condiciones laborales de la ciudadanía. Además, Sim es la única candidata que apoya las causas de la comunidad LGBT en el país y promueve sus derechos.

También es la única que se opone abiertamente a la instalación del sistema antimisiles THAAD en territorio surcoreano y como asambleísta, fue de las más férreas críticas de la administración de Park Geun-hye y, junto con su facción dentro de la Asamblea Nacional, fue de las primeras y más notorias promotoras del impeachment de Park.

No obstante su amplia carrera política, Sim Sang-jun no es muy popular en las encuestas electorales, que arrojan un apoyo del 8.6% de la ciudadanía.

Deja tus Comentarios

La primera revista sobre cultura coreana en México y Latinoamérica. Cultura, negocios, entrevistas, K-dramas, K-movies, deportes y mucho más...