Lugares imperdibles para admirar los paisajes otoñales en Corea del Sur

paisajes otoñales en Corea

¡El otoño ya inició! Esta suele ser la temporada favorita de varios, principalmente por el clima y los colores característicos que dan las hojas de los árboles que comienzan a caer. Del verde, al amarillo, marrón y rojizo, es el colorido que viste a la estación. Se trata de todo un deleite visual que puede observarse en la mayor parte del mundo. Pero sin duda alguna en Corea del Sur los paisajes que brinda el otoño a la península son majestuosos. Por eso en esta nota te compartimos algunos lugares imperdibles para admirar los paisajes otoñales en Corea del Sur.

Así como hay un calendario de floración para la primavera, también hay uno que indica cuando es el momento ideal para observar los paisajes del otoño. El portal digital skyscanner compartió su prediccion de follaje otoñal 2019. Según  los datos brindados, las primeras observaciones serán en Sokcho de mediados de septiembre a mediados de octubre. La predicción continua con  Seúl, Incheon y Gyeongju a mediados y finales de octubre. Finalmente en Jeonju, Busan e Isla Jeju a finales de octubre y principios de noviembre. 

predicción de follaje otoñal en Corea
Predicción de follaje otoñal en Corea. Fuente: Skyscanner

 

¿Dónde admirar los paisajes otoñales?

 

Anteriormente en esta nota te contamos que el senderismo es uno de los hobbies favoritos de los coreanos. Durante el otoño esta actividad es aún más popular ya que los paisajes otoñales que pueden admirarse desde las cima de las montañas son impactantes. Y seguramente no hay nada más reconfortante que una hermosa vista después de un largo recorrido. Es por esto, que el primer lugar recomendado en Sokcho es el Parque Nacional del Monte Seoraksan. Durante el recorrido de este parque podrás admirar las hojas teñidas de cálidos colores y conforme asciendas el paisaje será más amplio

En Seúl, entre los modernos edificios aún se preserva la naturaleza. Los puntos donde puede apreciarse el follaje de otoño es principalmente en los parques y palacios de la ciudad. Entre los palacios populares para visitar en la época se encuentra Gyeongbokgung. Recorrer el palacio te permitirá admirar la coloración de las hojas así como también la arquitectura del lugar. Además la experiencia puede ser aún más interesante si recorres el lugar vestido con hanbok, el traje tradicional coreano.

De acuerdo con la página Incheon Tour, entre los lugares recomendados para observar los paisajes otoñales en esta ciudad se encuentra la montaña Gyeyangsan. Esta es popular en Incheon por sus impresionantes paisajes que brinda a caminar por su sendero. Entre la flora del lugar se pueden apreciar arces, ginkos y crisantemos. También existe “el jardín de las rosas” que se llena de colores otoñales pues además de rosas tiene diversos crisantemos. 

***

En Gyeongju el lugar indicado para disfrutar del otoño es el templo Bulguksa. Este templo budista fue designado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995. Rodeado de naturaleza y jardines, este espacio brinda unas vistas increíbles del follaje otoñal. La arquitectura del lugar también es digna de admirar. En este templo hay además pagodas, puentes y una estatua de un Buda mirando al mar. El acceso no es gratuito, tiene un costo de 5,000 won (alrededor de 100 pesos mexicanos) 

El color dorado de las hojas se apodera de Jeonju durante el otoño. De acuerdo con la página web de Jeonju City, los locatarios aseguran que el follaje otoñal se aprecia mejor en Jeongju Hyanggyo, una escuela confuciana. Esta escuela rodeada de naturaleza da clases sobre confucianismo, caracteres chinos y etiquetas tradicionales. Al entrar pueden apreciarse dos ginkos gigantes que tienen más de 400 años. Los arboles ginkos del lugar fueron plantados por los hyanngyos (profesores y estudiantes del lugar) debido a su longevidad y poder para ahuyentar insectos. Cada año las hojas de estos árboles tiñen de dorado el lugar brindando vistas impresionantes a los visitantes.

En cuanto a Busan el follaje otoñal puede apreciarse en el Parque Nacional Juwangsan. Caminar en el sendero rodeado de abundante naturaleza asegura vistas increíbles no solo de las hojas, también de las cascadas del lugar. Además puede visitarse también ahí mismo el Templo Daejonsa. Otro lugar que también puede visitarse es el Templo Beomosa, ubicado en el monte Geumjeonsan. Este templo budista también proporciona vistas impresionantes al caminar por sus senderos.

View this post on Instagram

Jusanji Pond is a small reservoir located in Juwangsan National Park in Gyeongsangbuk-do, made famous by the film Spring, Summer, Fall, Winter… and Spring. A man-made pond, it was dug out in August 1720 and completed in October 1721, and is currently home to 30 willow treets that are over 150 years old. Jusanji is a favourite autumn spot due to its thick forest surroundings, which come alive with the arrival of vibrant fall foliage. Getting there from Seoul: take a bus from Dong Seoul Bus Terminal to Juwangsan. From Juwangsan Bus Terminal, take a Cheongsong-Ijeon route bus to Sangijeon bus stop. Photo: O Tae-yung, KTO #ktolondon #visitkorea #imagineyourkorea #koreabyme #travelkorea #jusanji #juwangsan #autumn #주산지 #주왕산 #단풍

A post shared by Korea Tourism Org. London (@ktolondon) on

Al sur de la Isla Jeju se encuentra el Bosque Saryeoni. En el sendero de este bosque se puede admirar los increíbles paisajes otoñales que dan los árboles del lugar. Estos en su mayoría son cedros japoneses que se tiñen de rojo por lo que el lugar es popular para hacer caminatas y/o meditar. También puede apreciarse el follaje conduciendo alrededor de la zona. Pero sin duda alguna, estirar las piernas y tomarse el tiempo para respirar el aire puro o tomar fotografías es una mejor opción para disfrutar con más calma.

Sin duda alguna, con tantas opciones lo difícil será elegir un solo lugar para disfrutar del otoño en Corea del Sur. ¿Te gustaría visitar algún día la península durante esta estación?

Deja tus Comentarios

Ale Cruz
Comunicóloga, la UNAM es mi alma mater. Soy Leo en el zodiaco occidental y caballo de metal en el chino. Nací en el 90 por lo que crecí casi de forma paralela con el Hallyu hasta que el destino nos cruzó en el 2011, desde entonces vivo enamorada de la cultura coreana. Me gusta: escribir mientras bebo un americano, la comida asiática, ver dramas y Super Junior.