‘Man With A Mission’ y el aullido de sus fans mexicanos

Man With a Mission en México 2
Foto: Daisuke Sakai

El viernes 13 de septiembre significó una fecha de muy buena suerte para todos los fans de Man With A Mission, a casi diez años de trayectoria, la banda de J-rock pisó por primera vez tierras mexicanas con su gira de concierto Chansing de Horizon 2018-2019.

La Sala Puebla fue el punto de encuentro y los fans, a quienes no detuvo la lluvia que caía fuera del recinto, y quienes no dejaron en ningún momento de aclamar por la banda. A las ocho de la noche con quince minutos: los acordes rompieron con la oscuridad y el silencio del escenario.

“¡Man With A Mission, Man With A Mission!”, comenzó a gritar la multitud.

El escenario se encendió con luces rojas para dar la bienvenida a Spear Rib (baterista), DJ Santa Monica (sample),  Kamikase Boy (bajo), Jean Ken Johnny (guitarra, voz, rap) y a Tokio Takana (vocalista), vestidos todos con camisas azules y sus impresionantes rostros de lobos australianos.

Tokio Takana elevó una bufanda que llevaba bordado el nombre de la agrupación, mientras cada uno saludaba a su público mexicano y se apoderaba de sus instrumentos.

Canciones para no dejar de rockear con Man With A Mission

El momento tan esperado llegó…

2045 fue la canción elegida para abrir su primer concierto en México y sus fans cantaron mientras alzaban los puños y saltaban al compás del tema. Siguió Left Alive y la voz e interpretación del rapero Jean Ken Johnny provocó que algunos de los asistentes cubrieran sus rostro, otros alzaran los brazos y unos más gritaran a todo pulmón.

La luz del escenario se disipó y Johnny, a nombre de la agrupación, agradeció en español a los presentes en su concierto: Muchas gracias, amigos. Nosotros somos Man With A Mission”. Los gritos no cesaron hasta la primera estrofa de Database, tema con el que siguieron su enérgica presentación.

El repertorio siguió con Hey Now donde todos brincaron, elevaron los brazos y por instrucciones de los lobos, se agacharon para dar un gran salto que remató el coro final.

Ya con la adrenalina hasta el cielo el grupo tocó Get Off My Way, una de sus canciones más representativas, la cual fue iluminada con luces en tonos morados logrando un ambiente perfecto para que el DJ se apartara de su consola e hiciera bailar a su público.

¿Cómo están? les preguntó Johnny a sus fans quienes aullaron cuando él les anunció: somos lobos, nos gustan los tacos, el tequila y las margaritas”.

El rapero les pidió que siguieran saltando y gritando e iniciaron así Winding Road y Take Me Under, donde el DJ encendió sus amarillentos ojos que resaltaron entre las luces azules del escenario.

Man With a Mission en México 3
Foto: Daisuke Sakai

Cientos de voces al unísono

Terminando sus interpretaciones, los integrantes dejaron a Spear Rib y a DJ Santa Monica en lo que fue una batalla de sonidos para entonar Tequila.  Mostrando así su rasgo principal, un grupo de rock que toma distintos elementos de la música para crear su estilo propio, integrando los sonidos característicos del rock con el dance pop, la música electrónica y el rap.

El público se hizo partícipe de la batalla gritando “¡Tequila!” cada que el timing lo pedía, además de ser un tema con el que se identificaron con ellos. Tras los aplausos y alzar su señal lobuna, ellos también se apartaron del escenario y apareció un músico que se escondía tras una máscara blanca.

Johnny regresó a escena y no dejó de agradecer a todos, se sentó en un banquillo que estaba disponible para él, tomó su guitarra acústica y cantó Chansing the Horizon, tema principal de la gira que lleva el mismo nombre y el cual dedicó a sus seguidores por su emotivo mensaje.

Una luz blanca cenital iluminó al cantante, quien acariciaba las cuerdas de la guitarra al tiempo en que el lugar se llenó con su voz y con la de los fans que corearon cada estrofa del tema. Las luces comenzaron a bailar y el público alzó las manos para aplaudir al ritmo del estribillo.

Quedando impresionado por el coro mexicano y después de corroborar con el traductor de google, dijo “Amigos, ustedes son geniales” provocando gritos ensordecedores y agregó: “Los sueños se hacen realidad”. Se levantó y volvió a desaparecer.

El camino de los lobos iba llegando a su fin

Para la segunda mitad de la presentación los chicos prepararon un video donde aparecían en distintos países con su gira y los cientos de fans que se dieron cita en cada uno de ellos.

Cuando terminó, la manada se apoderó de nuevo de los instrumentos y tocaron My Hero, que rompió con la emotividad que provocó el tema anterior y volvió a encender la euforia del público, rematando con Freak it y Hasta la vista, canción compuesta especialmente para sus fans de habla hispana contenido en el álbum Man With A Mission lanzado en 2011.

Unos cambios de guitarra más tarde y continuaron con un cover del tema Smells like Teen Spirit de la banda estadounidense Nirvana. Después interpretaron Fly Again con la que de nueva cuenta  hicieron vibrar el piso de la Sala Puebla.

México siempre presente

Te amo México, nos veremos una próxima vez”, gritó Johnny secundado por sus compañeros que alzaban los brazos y hacían la señal de las garras del lobo. Dj Santa Monica y el bajista Kamikase, encendieron de nuevos sus ojos amarillos para aumentar la emoción de sus fans.

Man With a Mission en México 1
Foto: Daisuke Sakai

“¡Man With A Mission, Man With A Mission!”, gritaban al unísono sus fans mexicanos y algunos japoneses que aprovecharon la oportunidad para recibir a sus compatriotas. Los lobos salieron del escenario y tras el aclamo de sus fans regresaron  para despedirse con un par de canciones más.

Tocaron entonces Seven Deadly Sins y Dead End in Tokyo  con lo que provocaron las lágrimas de algunos chicos y chicas que, a pesar del idioma, trataban de seguir al pie de la letra la canción.

Terminaron las interpretaciones con el remate de los platillos, el público agradeció la presentación y la llegada de la banda nipona a México cantando el estribillo de Cielito Lindo. Tanta ha sido la conexión que tiene la banda con sus rostros de lobo que, a pesar de no conocer sus expresiones humanas, se notaron sorprendidos por lo que estaban escuchando.

Desde el escenario aplaudieron y agradecieron el gesto de los mexicanos poniendo en alto la bandera tricolor y comenzando así con los acordes de Raise your Flag, en la que su público respondió alzando pequeñas banderas de México y de Japón. Este tema marcó el final de su presentación.

Los recuerdos quedan en el corazón

A diferencia de muchos espectáculos, los asistentes tuvieron que atesorar cada momento de esa noche en sus mentes y en sus corazones pues, a petición del establecimiento, ninguna fotografía o video podía dar testimonio de lo ocurrido, con lo que retomaron la forma antigua de vivir y disfrutar de un concierto.

La banda posó para las únicas imágenes que al final fueron permitidas, pidieron a su público que volvieran a cantar aquella melodía que distingue a los mexicanos, no por la letra, sino por la pasión con la que siempre se entona y entre aplausos, ovaciones y aullidos se retiraron del escenario.

Algunos de sus fans usaron la poca voz que les quedó para dejar un mensaje a la banda y otros corrieron a sus destinos, pues por casi dos horas olvidaron que aquella noche, era la noche de un lluvioso viernes 13 que, contra todo oscuro pronóstico, marcó un show verdaderamente inolvidable para los más de mil 500 fans que formaron parte de la manada.

Deja tus Comentarios

Egresada de Comunicación y Periodismo por la UNAM, la cultura asiática conjunta mis pasatiempos favoritos: hacer periodismo, el baile y la comida. Me encanta la música y soy Ahgase de corazón.