Park Chung Hee, el dictador ‘admirado’ después de un largo tiempo

dictador park chung hee

Por Yeny Elizabeth Oxte Cen*

Después de la Guerra de las Coreas (1950-1953), la nación surcoreana se sumergió en una crisis social, política y económica. A pesar de haber establecido una tregua momentánea con Corea del Norte, la parte sur se encontraba con muchas deficiencias, colocándose en el panorama internacional como un país de tercer mundo.

Todos pensaban que nunca podría salir de la oscuridad en la que se encontraba. Pero un personaje muy importante en la historia de Corea del Sur dio un cambio rotundo a esta opinión.

En su adolescencia, Park Chung Hee pensó ser profesor, pero el destino lo llevó a realizar trayectoria en la escuela militar; tiempo después adquirió especialización en Estados Unidos.
Este personaje logró derrocar el gobierno de Syngman Rhee de la Segunda República. Tras el hecho se posicionó como presidente y buscó, a través del apoyo de Estados Unidos, reactivar la economía. Interesados en debilitar a los países comunistas, los norteamericanos decidieron ayudar a la nación del sur asiático.

La gobernanza aplicada por el dirigente Park Chung Hee se aplicó mediante cambios estructurales, uno de los principales fue la reestructuración agrícola en la nación hecho que permitiría que agricultores generaran sus propios recursos sin exportación al exterior, además delimitaba la posesión de terreno de cada agricultor.
Las virtudes éticas y morales arraigadas del pueblo surcoreano, llevaron a sus habitantes a repartir la riqueza económica del país; el hecho propició crecimiento a pesar de la primera reestructura política.

Por otro lado, la educación fue uno de los puntos clave más importantes durante el gobierno de Park Chung Hee, su enfoque se basó en aprovechar los avances que logrados, como ser uno de los mejores en cuanto al desarrollo de sistemas tecnológicos. Gracias a estos avances, el cambio estructural, a través del nepotismo, en la gestión empresarial logró posicionar a las mejores empresas que hoy en día se conocen (Samsung, Daewoo. Hyundai, entre otras). El efecto ha sido tal que hoy día ha logrado posicionarse como uno de los mejores países para estudiar.
Como es lógico, una parte de la sociedad no estaba conforme con la dictadura e intentaron matar a Park Chung Hee. Aquel día, mientras daba un discurso, le dispararon, pero la bala se desvió y termino con la vida de su esposa. Ante el hecho, su hija y actual presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, asumió las funciones de primera dama. Los atentados no pararon y finalmente fue asesinado en 1979 por el teniente general y director del centro de inteligencia coreana (KCIA, por sus siglas en ingles).

Economistas, politólogos e historiadores ponen a Corea del Sur como un país de ejemplo; para otros aún está en proceso de crecimiento. El trance no fue fácil. Sin embargo, la sociedad surcoreana pasó de ser considerada de tercer mundo a primer mundo con una economía estable. Parte de ello puede apuntalarse a este personaje y su “revolución” en el país.

*Columnista invitada Licenciada en Relaciones Internacionales por la Universidad del Sur Campus Cancún

Deja tus Comentarios

La primera revista sobre cultura coreana en México y Latinoamérica. Cultura, negocios, entrevistas, K-dramas, K-movies, deportes y mucho más...