Pasajero 21: El Japón de Tablada y el primer fan de la cultura japonesa

Pasajero21-Tablada-Japón-
Foto: K-magazine

La exposición Pasajero 21: El Japón de Tablada se exhibe en el Palacio de Bellas Artes hasta el domingo 13 de octubre.


¿Cuántos sueñan con visitar Japón? Especialmente si son seguidores de su cultura, no importa si se trata de su comida, de las artes marciales, de las expresiones pop como el anime, la música o los videojuegos, la moda, o cualquier otra cosa.

Pues hay una exposición que te transporta al país del Sol naciente sin salir de nuestro país. Se trata de Pasajero 21: El Japón de Tablada que nos cuenta cómo el escritor y cronista mexicano José Juan Tablada viajó a Japón en 1900 para cumplir su sueño: conocer los paisajes y la cultura japonesa que tanto veía en las pinturas, las estampas y los libros de su casa.

José Juan Tablada 

José Juan Tablada nació en el barrio de Coyoacán, en la Ciudad de México en 1871. 

Tal vez fue el primer fanático de la cultura japonesa en México. Gracias a su amor por las artes de ese país y su constante labor de difusión cultural, se convirtió en pionero del haiku en México, como se le llama a los poemas cortos japoneses.

Pasajero21-Tablada
Tablada – Foto: K-magazine

Desde temprana edad se interesó en el mundo de oriente. Entre sus primeros acercamientos se ubica la lectura de Bosquejos de Hokusai, un manga ilustrado del autor y maestro del estilo de pintura tradicional japonés ukiyo-e, Katsushika Hokusai. En este había paisajes, montañas y mujeres con elegantes kimonos, samurais. 

También aseguró que recordaba un viaje a Mazatlán con su madre y su tío, en el cual él dijo que recorría la misma ruta que los mercaderes de la Nao de China, el barco que transportó mercancía desde Asia hasta las costas de Acapulco y Nayarit desde 1565.

Pasajero21-Japón
Foto: K-magazine

Todas estas expresiones culturales y lo que aprendió sobre oriente le fascinaron a tal grado que en su adolescencia y juventud comenzó a escribir sus primeros poemas con inspiración en el imaginario japonés. A sus 20 años el periódico El Universal comenzó a publicar su poesía y pronto se volvió colaborador del diario.

Con el paso del tiempo, Tablada se convirtió en un “mediador de la cultura nipona entre pintores e intelectuales mexicanos de la primera mitad del siglo XX”, explica la exposición. Pues coleccionaba cientos de piezas provenientes de la isla oriental y dedicó cada minuto de su vida a escribir sobre el arte japonés.

Pasajero 21

Pasajero21-Tablada-Japón1
Foto: K-magazine

La exposición lleva este nombre porque el registro de migración de Estados Unidos era el número 21. Tablada firmó ese renglón a su regreso de Japón. Recordemos que en aquella época los únicos viajes hasta tierras japonesas se podían hacer únicamente en barcos.

Pasajero 21 se compone mayormente por estampas y libros con ilustraciones estilo ukiyo-e. Algunas de ellas producto de la creación de artistas como Kitagawa Utamaro, Utagawa Kunisada, Hirishige, Toyihara Kunichika, otras más hechas por el mismo Tablada.

Hay algunos libros con mangas, otros más con poesía de Tablada. Se observan fotografías del escritor, de su casa estilo japonés en Coyoacán y de su familia. También se escuchan piezas musicales y de leen en las paredes algunas fragmentos de poemas del cronista mexicano. 

A lo largo de la exposición conocemos las causas del amor de Tablada por lo japonés, luego exploramos su viaje a la provincia de Yokohama, donde por fin pudo ver con sus propios ojos el Japón con el que siempre soñó, para continuar con el acervo artístico que difundió en México y las conexiones culturales que encontró entre el arte mexicano y el oriental.

***

Pasajero 21: El Japón de Tablada nos recuerda que tener amor y pasión por una cultura nos ayuda a conocer y entender mejor a otros, a encontrar similitudes y diferencias en las formas que vivimos y pensamos. 

También nos invita a todos los que somos seguidores de alguna cultura que tarde o temprano, de una u otra forma, podemos vivir, conocer y experimentar esa cultura que tanto amamos a través del arte y las expresiones humanas. 

Incluso, quizá un día, podamos viajar a ese país que nos apasiona y cumplir nuestro sueño tal y como Tablada lo hizo.

Algo que destacar es que la exposición trata de ser incluyente en varios sentidos. Hay cédulas sonoras en idioma náhuatl y tabletas con lenguaje de señas que contribuyen a que más personas se acerquen al museo. 

Esta exposición en el Palacio de Bellas Artes termina el próximo 13 de octubre. El museo se ubica en el Centro Histórico de la Ciudad de México y abre de martes a domingo de 10:00 a 18:00. Los domingos la entrada es gratuita.

¡No se pierdan los últimos días!

Deja tus Comentarios