Receta coreana: ¿Cómo preparar arroz coreano en casa?

Si eres un amante de la gastronomía coreana seguramente alguna vez has deseado poder preparar un tazón de arroz coreano para acompañar tus alimentos. En esta nota te compartimos la receta para que lo hagas en la comodidad de tu hogar.

El arroz es la comida más básica de diversos países orientales. Corea no es la excepción y en la mesa de las familias coreanas nunca falta un plato con este cereal. Aunque este es un alimento que se consume también fuera de Asia, los granos que se usan en occidente difieren mucho de los de oriente. 

La diferencia radica justamente en el tipo de grano, en su forma y su estructura químicas que le dan cualidades distintas al momento de cocinarlo.

En primer lugar el arroz que se usa en países como Corea, China y Japón es de grano grueso y pequeño. Mientras que en occidente es un grano largo y delgado.

Por otro lado el grano de arroz oriental se caracteriza por poseer ciertos polisacáridos que lo hacen pegajoso y blando. Esto facilita su consumo con palillos, pues se adhiere con mayor facilidad a dichos utensilios.

En cuanto a la receta tradicional del arroz coreano, es extremadamente simple. No se le añade nada más que agua al arroz y listo. Aunque algunas personas suelen añadir también un toque de aceite de ajonjolí para dar un ligero sabor y evitar que se pegue a la olla.

A continuación te compartimos la receta del arroz al estilo coreano para que puedas prepararla en casa. 

 

Ingredientes y utensilios:

 

  • 1 taza de arroz blanco oriental o de grano corto (para sushi)
  • 1 taza de agua simple
  • 1 chorrito de aceite de ajonjolí (este es opcional, el arroz tradicional no lo lleva pero hay quien suele añadirlo)
  • 1 olla pequeña con tapa (debe sellar completamente la olla para que no se escape el vapor) 



Modo de preparación del arroz coreano:

 

  1. En primer lugar debes colocar la taza de arroz en un traste profundo para lavarlo. Este se debe cubrir completamente con agua y debes mover el arroz para que salga todo lo blanco. El agua quedará muy turbia y se deberá tirar.
  2. El proceso de lavado se repetirá varias veces hasta que el agua salga completamente transparente. Una vez que queda así, se deja reposar el arroz con agua limpia que lo cubra por al menos 1 hora.
  3. Después se drena el arroz y se coloca en la olla que lo cocinaremos. A continuación se pone la taza de agua. La regla para este tipo de arroz es la misma cantidad de agua que de arroz, es decir 1 taza de arroz por 1 taza de agua. 
  4. En este momento y antes de encender la estufa, puedes añadir el chorrito de aceite de ajonjolí si así lo prefieres (debe ser muy poquito).
  5. Prendemos el fuego a flama alta hasta que hierva
  6. Una vez que está en hervor, se baja la flama a media y se deja que se reduzca el agua al ras del arroz, es decir, de esta manera. Esto será entre 3 y 5 minutos aproximadamente 
  7. Cuando el agua quede al ras, como se mostró en la imagen previa debes tapar perfectamente y bajar la flama al mínimo. 
  8. Ahora sólo debes esperar 10 minutos así, sin abrir nunca la tapa. Cuando pase este tiempo apagamos la estufa pero no abrirás la olla, la dejarás completamente cerrada por al menos 5 minutos más. 
  9. Cuando concluya todo este tiempo ya podrás abrirla y tu arroz estará completamente listo para comer.

***

Aunque originalmente la receta de arroz coreano es simple y no lleva sal, hay personas que suelen ponerle un poco, por lo que esto ya queda a tu gusto personal. 

Ahora ya sabes cómo preparar este arroz que no sólo puede ser un plato que acompañe tus comidas. También puede ser la base para hacer otras recetas coreanas más complejas que incluyen el arroz como ingrediente. Puedes probar por ejemplo hacer un delicioso bibimbap, cuya receta puedes encontrar aquí.

¿Te imaginabas que cocinar arroz al estilo coreano fuera tan fácil? No olvides que si lo preparas puedes compartir con nosotros tus fotos en nuestras redes sociales.

Deja tus Comentarios

Ale Cruz
Comunicóloga, la UNAM es mi alma mater. Soy Leo en el zodiaco occidental y caballo de metal en el chino. Nací en el 90 por lo que crecí casi de forma paralela con el Hallyu hasta que el destino nos cruzó en el 2011, desde entonces vivo enamorada de la cultura coreana. Me gusta: escribir mientras bebo un americano, la comida asiática, ver dramas y Super Junior.