Shibari: el arte del bondage japonés

El shibari (縛り) es el arte japonés de las ataduras que sigue ciertos principios técnicos y estéticos. Suele emplearse para fines sexuales, eróticos, de placer e incluso meramente artísticos. Literalmente significa atadura y se conoce también como kinbaku (緊縛). 

Creado durante los siglos XV y XVI, el Shibari fue inicialmente empleado como un método de tortura por los samuráis para amarrar y flagelar a sus víctimas. Dichos amarres podían ser enseñados únicamente por un guerrero samurái, ya que eran ellos quienes lo usaban principalmente.

A finales del periodo Edo, un periodo entre los años 1603 a 1868, se conoce que surgieron las primeras imágenes que muestran el shibari con un uso erótico y sexual más que de tortura. Aunque no se tiene una documentación exacta del cambio de técnica de una de tortura a una para el placer sexual, esta se menciona frecuentemente en la literatura de la época.

 

Técnicas del Shibari

 

Cabe destacar que el shibari es distinto al bondage occidental. Pues este no busca la sumisión de la pareja para el placer propio. Por el contrario, busca dar placer a través de las ataduras al que es atado sin lastimarlo. Existen diversas técnicas  de shibari, estas dependen de las zonas del cuerpo que se desea estimular. También varían según la figura que se desee crear con las cuerdas.

Entre las técnicas más comunes del Shibari están las siguientes:

Kikkou (亀甲): Atadura corporal con formas hexagonales (similares a un caparazón de tortuga) en la parte delantera del torso. Deja la zona de los pezones y el ombligo expuestos.

Gote Gasshou (後手合掌): Atadura con las manos en la espalda en posición de plegaria. Es una de las técnicas más difíciles ya que se necesita una gran capacidad de elasticidad por parte de la persona atada para que no se lastimen los hombros o los codos. 

(Ushiro) Takate Kote o Gote (後ろ高手小手): Patrón frecuente empleado a menudo    como base de la atadura. Captura la parte superior del torso inmovilizando los brazos generalmente tras la espalda (“ushiro” significa “detrás”) en forma de “U” o “X”.

***

Hishi: Atadura corporal con formas diamantinas. Es una de las formas más populares. En occidente se ha empleado para alguna de sus variantes el término “karada” (en japonés, “cuerpo”). Con esta técnica se tiene un dominio total de la parte superior del cuerpo dejando las manos y brazos inmóviles.

Matanawa: Atadura que se centra en la parte genital, la cual estimula y presiona directamente la zona pélvica y por debajo de esta. 

Ebi (海老): Literalmente atadura del camarón, similar a una posición sentada de loto con la espalda muy curvada sobre las piernas. Es una forma de sumisión total en la que se inmoviliza completamente al atado. Por esto el atador tiene una posición dominante con la persona sometida.

Tsuri (吊り): Cualquier atadura que incluya una suspensión corporal. Generalmente se utilizan arneses para suspender a la persona atada. De esta forma puede acomodarse a la altura deseada del atador. 

***

Al ser el shibari una técnica que busca el placer y evita lastimar, se realiza con cuerdas de algodón, ya que estas son suaves y crean una sensación de comodidad al tacto sin crear heridas por roces o un mal nudo.

En el shibari como arte de la satisfacción sexual, la confianza es indispensable y debe ser mutua. Las ataduras deben realizarse por un experto para no lastimar a la persona sumisa. Es una muestra de sensualidad y sumisión donde cada nudo es una forma de expresión artística y erótica llevando al éxtasis del placer a quienes lo practican.

 

Shibari en la fotografía

 

Este arte erótico también ha sido un foco de atención para artistas de la fotografía. Un claro ejemplo es el fotógrafo Aaron Mcpolin, quien se dedica a la fotografía de moda y belleza, pero también se interesa en retratar subculturas contemporáneas. En una entrevista publicada por el medio digital Beautiful Bizarre Net, Mcpolin explica su acercamiento al Shibari a través de la fotografía.

Aaron comenta que al principio se interesó en el Shibari como un medio para comunicar el tabú que existe en la cultura hacía cualquier cosa diferente e irregular. Buscaba presionar las ideas del público general sobre lo que se considera aceptable. Aunque él sabía que romper las barreras y diluir algo esperando que las personas lo acepten no era algo sencillo.

Pronto el artista se impresionó con el Shibari. Esto debido a que observó la dedicación, habilidades y talento involucrados en este arte erótico.  Para aprender más de las cuerdas, Mcpolin se contactó con Paul Kabzinski, un maestro shibari. Entonces, el fotógrafo y su equipo, guiados por el maestro Kabzinski, experimentaron todo el proceso de las ataduras. Cuenta Aaron que esto fue esencial para que su serie de fotografías cobrará vida.

Su serie fotográfica lleva por nombre “A Tender Dissolution”. El objetivo principal es mostrar shibari en su forma pura. Con una interpretación propia basada en sus experiencias de cultura y comunidad. Las flores que adornan el shibari refuerzan el concepto de pureza y una luz delicada remarca la conexión entre la piel y las cuerdas.

 

Si quieres conocer más sobre este arte, en la Facultad de Artes y Diseño se llevará a cabo un taller. La cita es el próximo 23 de octubre a las 14:00 en la Galería Autónoma FAD del plantel. Dicho taller será impartido por la artista Anastasia Voudou y es gratuito, solo debes registrarte previamente enviando un mensaje al Facebook de la Galería Autónoma FAD.

 

Deja tus Comentarios