The Rose: la belleza de las rosas en medio de las espinas

The Rose - Void

Las rosas nunca habían sido tan llamativas, hasta que llegó The Rose, la banda de K-Indie representada por J&Star Company integrada por cuatro miembros: Woosung en la voz y guitarra, Dojoon a cargo del teclado y guitarra, Jaehyeong en el bajo eléctrico y Hajoon en la batería. Juntos tuvieron la inquietud de hacer música, por lo que iniciaron realizando covers de otros artistas e incluso tuvieron algunas presentaciones en las calles de Seúl hasta que debutaron en agosto del año pasado con su single Sorry. Rápidamente muchos ojos voltearon a verlos y elogiaron su sonido estilo pop-rock refrescante. Además, es de resaltar que ellos mismos están muy involucrados en la creación, escritura y producción de su propia música. Incluso, Billboard nombró a Sorry como una de las mejores canciones de K-pop del 2017.

El grupo lanzó el mes pasado su primer mini álbum titulado Void, conformado por ocho canciones que corresponden a dos singles anteriores al mini álbum, tres canciones nuevas, así como tres piezas instrumentales que a continuación vamos a conocer.

Void comienza hablando sobre un amor tan dulce como un caramelo que se describe en Candy (So Good), pieza pop-rock de sonido animado y refrescante donde se combinan de manera enérgica los tres instrumentos, cada uno con su estilo único: bajo eléctrico vibrante, batería intensa y guitarra armoniosa.

A continuación, Baby se introduce con una melodía suave de piano a la que se le une un rítmico bajo eléctrico que no deja de sonar de manera creativa a lo largo del álbum. Posteriormente, con ayuda de la guitarra eléctrica, el sonido se va intensificando hasta explotar en un abanico de sonidos emocionantes que expresan ansiedad a causa de una lamentable separación. En el video musical, el vocalista corre con actitud de enojo y desesperanza a lo largo de varios escenarios buscando la respuesta que pueda ayudar a su dolor.

Posteriormente, con voces suaves y sentimentales se expresa I.L.Y, balada tranquila a base de piano que corresponde a una canción completamente de amor, cuyo mensaje se percibe tierno y sincero gracias a las cálidas voces de los chicos que generan un sentimiento reconfortante.

Enseguida aparece Sorry, una canción intensa de pop-rock que corresponde a su single debut y con la cual se dieron a conocer en el mundo de la música. Las voces claras y equilibradas expresan sentimientos de culpabilidad y por ello suplican perdón. En el video observamos a los chicos deambulando ansiosamente por varios espacios esperando la redención.

Otro track tranquilo es Like We Used To, una pieza cuyo sonido genera variaciones rítmicas entre lo tranquilo y lo intenso. Ello para demostrar una serie de sentimientos encontrados que van de la felicidad a la nostalgia. Tanto la pieza musical, como el video, nos remiten a valiosos recuerdos del pasado donde había alegría, comparado con un presente desolador.

Finalmente, las últimas tres canciones corresponder a las piezas instrumentales de Baby, Sorry y I.L.Y.

De esta manera, The Rose se presenta como una refrescante banda que sabe combinar de manera creativa el K-indie y el K-pop, generando sonidos enérgicos y atractivos para los espectadores. Un plus, es que el grupo participa activamente en la creación de su música, y es a través de esto como podemos percibir su pasión por el género de forma más cercana. Es por eso que, desde que Sorry vio la luz el año pasado, ellos han llamado la atención de fans y medios alrededor del mundo.

Desde K-magazine reconocemos su esfuerzo y esperamos que sigan cosechando muy buenos resultados.

La mejor parte de todo esto es que podremos ver y escuchar a The Rose en la Ciudad de México, ya que la banda se estará presentando en nuestro país el próximo 10 de junio como parte de su gira The Rose 2018 Paint It Rose Tour ¿Quién va a ir a verlos?

Deja tus Comentarios

Fabiola Giesseler Rodríguez
Licenciada en Comunicación por la Universidad de Ixtlahuaca CUI. Soy una persona de pocas palabras, tranquila y ordenada. Mi gusto por las culturas asiáticas y en particular el K-Pop se han convertido en parte de mi identidad. Diferentes idiomas, kilómetros de distancia, pero compartimos sentimientos similares y un deseo imparable de incendiar nuestra juventud.