China, Japón, las dos Coreas y Trump: lo que nos dejó la cumbre G20

El G20 nació en 1999 como una respuesta a la crisis financiera de fines de los años 90, y en la actualidad sus reuniones anuales son consideradas unas de las más importantes a nivel internacional. 

En ella participan países desarrollados y en vías de desarrollo, quienes tienen porcentajes elevados de población mundial y/o cuentan con recursos naturales suficientes. 

Compuesto Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea; el G20 ha sido motivo de alabanzas y críticas por algunos analistas, ya que son países que, si bien contribuyen en altos porcentajes a la economía mundial, la mayor parte de los conflictos que aquejan a la sociedad se dan en países no pertenecientes a dicho grupo. 

En este año dichas reuniones fueron celebradas en Osaka, Japón, bajo la batuta del primer ministro Shinzō Abe, teniendo como ejes centrales de discusión el comercio, la inteligencia artificial, el empoderamiento de las mujeres y el cambio climático. Cabe enfatizar que estos temas han sido causantes de enfrentamientos ideológicos entre los países miembro de la cumbre y a nivel internacional. 

No obstante, a pesar de que en esta cumbre hubo mucho dinamismo por el presidente estadounidense Donald Trump con el resto de los países miembros, las reuniones paralelas que se dieron entre Corea del Sur y China; y Estados Unidos con China y México no pasaron desapercibidas. 

Durante la reunión particular de China y Corea del Sur se habló principalmente de la seguridad por Corea del Norte. Debido a su vecindad con el país y a las íntimas relaciones de China con el gobierno de Kim Jong Un, el presidente Moon está en la mejor disposición de cooperar con ambos países para lograr una paz duradera en la zona. 

Otros temas fundamentales fueron el comercio y los problemas medioambientales, puesto que Corea del Sur sufre por parte de china contaminación atmosférica provocadas por partículas en suspensión (diminutos cuerpos sólidos contaminantes que flotan en el aire). Moon invitó a Xi a crear políticas ambientales para mejorar las condiciones en ambos países. Por último, un tema polémico y de vital importancia fue la creación de un sistema de defensa antimisiles estadounidense en Corea del Sur, a la que Pekín se opone fuertemente.

El tipo de diálogo que llevaron a cabo ambos mandatarios se dio en un ambiente de cordialidad, teniendo avances significativos en el trabajo conjunto para beneficio de la región que habitan. 

Dando continuidad a las negociaciones paralelas, como se sabe Estados Unidos y China han tenido ciertos roces y enfrentamientos en el ámbito comercial y tecnológico derivado de la competencia por el liderazgo de la economía mundial. Sin embargo, en esta ocasión ambos mandatarios optaron por el diálogo para apaciguar y resolver la guerra comercial en la que están inmersos.

Leer más…

Huawei y el poder del nacionalismo chino

Los presidentes Donald Trump y Xi Jinping en su encuentro en la Cumbre G20

En su reunión suscitada el sábado el presidente chino Xi Jinping expresó que estaba en toda la disposición de continuar con el diálogo antes que la confrontación. Trump, quien desde un principio se mostró a la defensiva, aceptó llegar a un acuerdo referente a sus relaciones comerciales.

Dentro de estos nuevos acuerdos se encuentra la eliminación del Veto a la empresa tecnológica Huawei, con las únicas restricciones de venderles a la empresa china equipamiento que no suponga un problema para la seguridad estadounidense. A ello se debe subrayar que el veto no significa que se eliminará de la lista negra a Huawei. El mandatario estadounidense mencionó que el tema de Huawei aún está por verse completamente. 

El veto a Huawei, una oportunidad para legitimar el liderazgo tecnológico de China

Otro de los acuerdos a los que se llegó fue a no imponer aranceles sobre productos chinos, así, las tarifas de productos por 200.000 millones de dólares quedaron con un arancel del 10%, y no se elevaron al 25%, como había prometido. Fuentes como el País y Forbes mencionan que EE. UU. presentó una lista de productos agrícolas con la finalidad de que China aumente sus compras y así equilibrar el comercio.

Como último punto en las conversaciones de Trump y Jinping salió a relucir el tema de Corea del Norte. Antes de la cumbre G20 el presidente chino se reunió con el gobierno norcoreano en donde se dieron a conocer las amistosas y buenas relaciones que continúan teniendo ambos países, asimismo, el apoyo incondicional que brinda China a Corea del Norte.

Estos sucesos fueron una manera de demostrar al presidente Trump que China sigue siendo un aliado indispensable del régimen de Pyongyang, algo que Estados Unidos no ha podido conseguir por su ideología predominante y los vestigios históricos que acontecen a ambos países.

Es por ello que, en respuesta a la reunión previa entre China y Corea del Norte Estados Unidos se reunió posterior a la cumbre con Corea del Sur, para tratar temas referentes a la seguridad con Corea del Norte. 

Con todos estos puntos a tratar en la reunión entre el presidente estadounidense con su homólogo chino, es importante tomar en cuenta que, a pesar de la cordura en la toma de decisiones comerciales, no existe garantía alguna de que la guerra comercial llegue a su fin. 

El mandatario estadounidense ha demostrado tener una actitud voluble ante diversos temas de la agenda internacional. Los enfrentamientos iniciados por él para debilitar el acelerado desarrollo de China pueden acrecentarse si así lo desea generando una guerra comercial mayor. 

Estados Unidos fue principal pilar de esta cumbre, siendo un país hegemónico es el que más se inmiscuye en los acontecimientos internos y externos de los demás países. 

Ejemplo de ello es que derivado de la cumbre se reunió con el presidente coreano Moon Jae In en Seúl al terminó del G20, este sábado. Su objetivo principal fue tratar temas de comercio, seguridad y la continuidad de los acuerdos con Corea del Norte.

Las características de Moon difieren de las de Trump, siendo el primero defensor de los derechos humanos y el segundo un magnate en los negocios, las presiones por parte de Estados Unidos hacia Corea del Sur son cada vez más constantes. 

En este ámbito cabe hacer mención que Corea del Sur ha sido el mediador entre Corea del Norte y Estados Unidos, por ello la importancia de Trump tras la cumbre del G20 y la noticia del encuentro de China con Corea del Norte, de reunirse con el presidente surcoreano e indirectamente invitar a Kim Jong Un.  Una noticia inesperada fue que Trump llegó a Corea del Norte durante su viaje. 

Trump, el primer presidente en pisar suelo norcoreano

En respuesta a los encuentros y desencuentros dados durante la cumbre del G20 en Osaka Japón y posterior a ella, llama la atención que, a pesar de llegar a un consenso en la promoción del comercio justo, como lo menciona el primer ministro japonés Shinzo Abe, aún quedaron muchos temas pendientes sin resolver, como la igualdad de género, el desarrollo de políticas conjuntas medioambientales, entre otros más.

El escenario en el que se dio dicha cumbre (conflictos particulares entre algunos líderes miembros) limitó la naturaleza de la reunión, y acrecentó la necesidad de cuestionarse si realmente vale la pena la creación de foros en donde los beneficios son evidentes para unos cuantos y el poder del liderazgo se afianza y reitera en un Estado-nación sobre el resto del mundo. 

 

Deja tus Comentarios

La primera revista sobre cultura coreana en México y Latinoamérica. Cultura, negocios, entrevistas, K-dramas, K-movies, deportes y mucho más...