Lana Condor y Noah Centineo. ¿A quién quieren más?

Lana Condor y Noah Centineo son los protagonistas de A todos los chicos de los que me enamoré. Ya les contamos nuestras razones para no perderse este éxito de Netflix y les hablamos más acerca de su autora original, Jenny Han. Pero este miércoles de K-movies cambiaremos un poco la línea para contarles el “lado oscuro” detrás de la comedia romántica.

Lana y Noah fueron focos de atención semanas después del estreno, en agosto de este año: “que si mantienen una relación fuera del set, que si Lana le dice “amor” a Noah a través de mensajes, que si Noah es el hombre de los sueños de cualquiera, que si Noah tiene otra película, que si Noah ya va a tener su debut en pantalla grande”, etc.  Y de pronto Noah se convirtió en el eje de A todos los chicos de los que me enamoré.

La polémica se desató debido a los tweets de los fanáticos. Afirmaron que estaba muy bien que Noah tuviera la oportunidad de ir a las grandes ligas de Hollywood, con el remake de Los ángeles de Charlie. Pero que en realidad la protagonista siempre fue Lana y ella no había tenido las mismas oportunidades que su compañero.

De ahí que en algunos medios comenzaron a cuestionar las oportunidades de trabajo entre ambos, sin hacer más o menos la calidad actoral de cada uno. Y es que Noah definitivamente se robó los corazones, las miradas y por supuesto, los reflectores.

No lo digo yo, lo dice “San Google”

A partir del estreno de la película, la búsqueda de sus nombres demuestra una clara diferencia, siendo Noah Centineo quien se lleva toda la atención. Comprendo que al ser una propuesta de romance, construida en ideales “nuevos” del amor; el atractivo, atlético, tierno y romántico actor haya robado el protagonismo.

*Datos hasta el 10 de octubre 2018.

Pero en estos tiempos, donde se busca empoderar a los personajes femeninos, donde muchas chicas luchan por tener las mismas oportunidades que sus compañeros de trabajo, ¿por qué seguimos dándole toda la atención y el reconocimiento a ellos?, incluso cuando las protagonistas somos las mujeres.

Decimos “necesito un Peter Kavinsky en mi vida” y no “quiero ser Lara Jean”. Entendiendo a Lara como una chica que evoluciona a lo largo de la historia para después ser capaz de valorarse. Decidida a enfrentar sus sentimientos con la convicción de amar. (Aclaro, estoy basada únicamente en la interpretación de la película viral de Netflix).

Lana y Noah. ¿A quién quieren más?

Lana es vietnamita-americana. Debutó en el cine con la película X-men: Apocalipsis (2016), interpretando un pequeño papel bajo el nombre de Jubilee. Sus próximas apariciones serán en la serie de ciencia ficción Deadly Class (2019) y en las película Warning y Summer Nights.

Uno de los escenarios más prometedores para Lana será la cinta Alita: Battle Angel. Está película será producida por James Cameron (ya saben, Avatar y Titanic) y dirigida por Robert Rodríguez (El mariachi). Historia inspirada en el manga GUNNM, su estreno fue pactado para febrero 2019.

Aunque probablemente tenga un papel secundario como la fotógrafa Koyomi, no los leo tuiteando: “¡Lana Condor va a actuar en una película de James Cameron y Robert Rodríguez!”.

Esto versus el revuelo que los medios causaron con la participación de Noah en el remake de Los ángeles de Charlie. Con un “papel clave” (en palabras de la revista Variety) como el interés amoroso de una de las protagonistas: Kristen Stewart, Naomi Scott o Ella Balinska. Muy ad hoc al galán de internet.

A-todos-los-chicos-de-los-que-me-enamoré
Foto: Susan Johnson, directora de “To all the boys I´ve loved before”

Ambas apuestas son de las grandes ligas de Hollywood. Pero Lana Condor y Noah Centineo parecen tener repercusiones diferentes. Quizá sea el hecho de que Lana cuenta también con un fenotipo asiático. Así representará a una asesina japonesa en la serie Deadly Class. Muy ad hoc a los rasgos de Lana.

¿Será la diferencia de género entre estos jóvenes lo que determinó su oportunidad en Hollywood o el espacio que le brindaron los medios? Quizá sea resultado de las métricas. Los números son claros y demuestran el interés del público. Entonces, ¿los culpables somos nosotros? En ambos sentidos, al darle más visibilidad a Noah, pero de reconocer que Lana merece tener el mismo nivel de atención.

Tal vez también sea el hecho de que la industria no se despega de los estereotipos. El chico guapo blanco tendrá su lugar adecuado en las pantallas grandes como el co-protagonista amoroso. Mientras que Lana y sus rasgos asiáticos tendrán que luchar por no ser encasillados en los papeles de la chica “oriental”.

Deja tus Comentarios