Parasite: la desigualdad nos lleva a tragedia

Bong Joon-ho está de regreso en el cine coreano con su película Parasite. Una crítica social llena del humor negro y un poco de drama, características infaltables en los filmes del cineasta

Primeras imágenes de la filmación de "Parasite". Foto: Cinemaldito

Parasite es la última película de Bong Joon-ho, el multifacético director del cine negro y nombre infaltable en tu lista si te consideras fanático del cine coreano, y la verdad, del cine en general. Sus películas proponen una dura crítica social a través del humor y la sátira que en el fondo duelen, pesan y te destruyen.

Su cine es capaz de llevarte del humor a la tragedia in crescendo, hasta aplastar tu alma con la cruel realidad, y por supuesto que Parasite no es la excepción.

Una familia rica y una pobre 

La película cuenta la vida de una familia de estafadores. Un padre, una madre, un hermano y una hermana que viven en un sótano de un barrio pobre. Ellos usan sus habilidades para sobrevivir día a día. Suena trágico y lo es, pero el director coreano nos presenta a esta particular familia con el ligero humor cotidiano a través del cual se resignan a vivir.

Por casualidad el mejor amigo de Gi Woo (Choi Woo Shik, quien interpreta al hijo de la familia Taek) le consigue un trabajo temporal como profesor de inglés de una estudiante de una familia rica

En el primer encuentro entre Gi Woo y la madre de la estudiante, él vislumbra la perfecta oportunidad de invitar a la compañera de su prima especialista en arte (más bien su hermana gran falsificadora de documentos) para darle clases al pequeño niño rico de la casa.

Así los hermanos comienzan a trabajar con la familia adinerada y pronto encuentran formas de involucrar a su padre y su madre a sus nuevos “trabajos ideales” en la casa de los Park. 

¿El plan perfecto? 

Estos estafadores son los nuevos “parásitos” de los Park. A costa de engaños, supuestas buenas referencias y excelentes estudios los Taek comienzan a vivir del dinero de familia Park. De ahí el título de la cinta. 

Por supuesto la película explora la versión más oscura, sutil y a veces no tan sutil, de la diferencia entre los niveles sociales

En los detalles y el humor negro Parasite ofrece varias realidades en la experiencia de sus personajes:

1 No hay que tener un plan para salir adelante. Probablemente las circunstancias te recuerden que la vida es dura y termina por romper los sueños a largo plazo, especialmente si llevas mucho tiempo en la pelea. 

2 En el fondo, la clase alta desprecia a los que tienen menos dinero. Sutil o contundente, hasta el olor personal podría ser un distintivo de “clase”. Tan absurdo como eso.

3 Algunos están dispuestos a todo por tratar de tener una “vida mejor”. No por convicción sino por circunstancias sociales extremas que los orillan hasta esos niveles.

4 Un mismo evento representa cosas distintas, lo que es bueno para alguno, puede ser la tragedia de otro. Se nos olvida la empatía

5 La habilidad se pelea con el estatus. Aunque tengas talento, sin título, papel o respaldo social estás negado al acceso a oportunidades. 

Desigualdad universal 

Esta cinta marcó el regreso de Bong a su cine natal, no había hecho una producción totalmente coreana hasta este año, pues trabajó antes con proyectos internacionales como Okja (2017) y Snowpiercer (2013).  

Con ella volvió a sus orígenes y presentó una vez más los claroscuros de la sociedad coreana. Una comunidad exigente que tolera poco el “fracaso”, si este se traduce de acuerdo a cómo te ves, dónde estudiaste y cuánto dinero ganas. 

Lo cierto es que plantea problemas universales sobre el sentir y los extremos de la diferencias socio – económicas, tanto en Corea como en otras partes del mundo donde la desigualdad impera. Dígase por ejemplo nuestra bella América Latina

Quizá por eso mereció la Palma de Oro en el Festival de Cannes. Además de las cualidades técnicas, de montaje, actuación y sonido, ofrece una versión ágil, satírica y dramática sobre que la desigualdad nos lleva a tragedia.

¿La podemos ver en el cine? 

Recientemente se proyectó en México, en el Festival internacional de cine de Morelia. Esto es un gran paso para su futura salida en pantallas. 

Es probable que esté en la gira del festival y también en salas de la Cineteca Nacional

Además Cinépolis confirmó a la revista Variety que su Sala de Arte exhibirá la cinta a partir del 25 de diciembre

Apunten la fecha porque será un buen regalo de Navidad para los fanáticos del cine coreano. 

Deja tus Comentarios